Según un estudio de la Universidad de Queen Mary, Londres, la ingesta de alimentos con estas propiedades podría evitar el asma en la adultez
0

DOBLE LLAVE – Una nueva investigación de la Universidad Queen Mary, Londrés, indicó que mientras haya una mayor ingesta dietética de ácidos grasos omega-3 durante una etapa larga en la niñez se puede reducir el riesgo de asma posterior, pero solo en el caso de niños que padezcan de una variante genética común.

Este descubrimiento, publicado por European Respiratory Journal, bajo la dirección de la Universidad de Queen Mary de Londres, contó con la colaboración de otras casas de estudio como la Universidad de Bristol y la Universidad de Southampton en Reino Unido, también el Instituto Karonlinska en Suecia.

El omega-3 tiene propiedades antiinflamatorias

El profesor Seif Shaheen, principal autor del estudio, de la Universidad Queen Mary explicó que, “el asma es la afección crónica más común en la infancia y actualmente no sabemos cómo prevenirla. Es posible que una mala alimentación pueda aumentar el riesgo de desarrollar asma, pero hasta ahora la mayoría de los estudios han tomado “instantáneas”, midiendo la dieta y el asma durante un corto periodo de tiempo”.

Alta fuente de omega-3

El pescado es de particular interés para los científicos debido a que es una fuente rica en ácidos grasos omega-3 de cadena larga, ácido eicosapentaenoico (EPA) y ácido docosahexaenoico (DHA), éstas contienen propiedades antiinflamatorias.

Durante el estudio

“Medimos la dieta y luego hicimos un seguimiento de los niños durante muchos años para ver quién desarrolló asma y quién no. Y, si bien no podemos decir con certeza que comer más pescado evitará el asma en los niños, según nuestros hallazgos sería sensato que los niños en el Reino Unido consumieran más pescado, pues actualmente pocos alcanzan la ingesta recomendada”.

El estudio utilizó datos de una gran cohorte de nacimientos en Reino Unido de los años 90, reclutaron a mujeres embarazadas a principios de esa década y se le hizo seguimiento a su descendencia desde aquel momento.

Los especialistas pudieron analizar la ingesta de EPA y DHA en los niños, esto varió entre las edades, su alimentación  y también la estructura genética de cada infante.

Aquellos que tuvieron una mayor ingesta dietética de ácidos grasos omega-3 de cadena larga se asoció con un menor riesgo de asma, los investigadores advirtieron que su estudio sigue en proceso.

De su interés: OPS exige al gobierno venezolano publicar estudios clínicos sobre Carvativir

 

María Gabriela Moncada

Con información de dpa

 

OPS exige al gobierno venezolano publicar estudios clínicos sobre Carvativir

Artículo anterior

Advierten de crisis nutricional debido a suspensión de menús escolares en el mundo

Siguiente artículo

Comments

Comments are closed.

Más en Destacadas