0

DOBLE LLAVE – Los programas de Responsabilidad Social Empresarial permiten a las organizaciones impactar de manera directa en las comunidades y por ende en la vida de los ciudadanos. Junto a Jardines Ecológicos Topotepuy, Bancamiga apoya la iniciativa de crear un Huerto para la Vida en la Escuela Nuestra Señora del Encuentro, enclavada en lo alto del Mirador del Este, entre los barrios Los Pajaritos, El Nazareno y Maca, de Petare, en Caracas.

Los economistas Yorman Jiménez y Brisleinys Parra, de la Coordinación de Planificación, llevaron algunos conceptos y recomendaciones básicas sobre finanzas personales. Los factores que influyen en el presupuesto, ahorro o inversión, superávit o déficit y cómo gestionar correctamente nuestras finanzas y recursos fueron algunos de los aspectos abordados, todos muy bien recibidos por los asistentes.

Tanto Jiménez como Parra indicaron que las familias deben comportarse como una empresa. Cuidar su nivel de ingresos y egresos, sin perder de vista el objetivo final que “es el bienestar familiar. Hay que trabajar como un equipo”.

“A pesar de las dificultades que se puedan enfrentar, hay que ser optimistas y trabajar por el bienestar personal y familiar”, dijo Parra.

La hermana María Inés es la rectora general de la Escuela, una institución que está operativa desde el año 2000 y donde 880 estudiantes reciben formación integral en las etapas inicial, primaria, secundaria y técnica. Además funge como una especie de comedor donde 220 personas de la comunidad en situación de vulnerabilidad se benefician con almuerzos y 50 estudiantes con desayunos.

La iniciativa, que se adelanta junto con Jardines Ecológicos Topotepuy, está enmarcada en los programas de RSE del ente financiero

Bancamiga y Topotepuy quieren trabajar por el bienestar personal y familiar de los relacionados con esta escuela

Siembra de aliento, ideas y valores, además de alimentos

La religiosa, calificó como una “bendición” las charlas de Topotepuy sobre las prácticas adecuadas para el equilibrio de la naturaleza y garantizar así el balance o equilibrio del planeta, y las de Bancamiga sobre el manejo de las finanzas y recursos personales.

“Esto es muy alentador y ayuda a levantar los ánimos ante tantos problemas (…) Hoy nos han ayudado a renovar la esperanza”.

Sostuvo que el Huerto para la Vida no solo permitirá cultivar para recoger una cosecha y ayudar alimentar a los niños y a los estudiantes sino también será un estímulo para el cuerpo y el alma, un espacio de recreación y de descanso, “un ambiente distinto que fortalezca la vida”.

Mientras, Omaira Lozano, voluntaria de Topotepuy, indicó que Bancamiga junto a otras empresas ha venido apoyando este proyecto para generar ese espacio que permita a las comunidades resolver el tema de la alimentación de estudiantes y padres en situación de desventaja, pero también “queremos que el huerto sirva como un módulo abierto que permite llevar ideas y valores a los hogares”.

“La charla de finanzas ha sido muy exitosa y nos abre un camino de posibles alianzas en temas que hasta ahora no habíamos visto”.

La iniciativa, que se adelanta junto con Jardines Ecológicos Topotepuy, está enmarcada en los programas de RSE del ente financiero

El Huerto para la Vida también será un estímulo para el cuerpo y el alma

Lea también:  Mesa de Cambio de Bancamiga permite adquirir o vender divisas sin intermediarios ni sobreprecios

DOBLE LLAVE

Con información de Bancamiga

INTT automatizó la emisión del Certificado de Registro de Vehículo

Artículo anterior

Empleados de Google trabajarán de forma online permanentemente

Siguiente artículo

Comments

Comments are closed.

Más en Destacadas