0

DOBLE LLAVE – Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) iniciaron este miércoles 21 de octubre una “peregrinación” que partió del municipio de Mesetas y llegará a Bogotá el 1 de noviembre, para protestar por el asesinato de 234 firmantes del acuerdo de paz que desarmó a la que fuera la organización rebelde más poderosa de América.

“Estamos llamando la atención del país para (…) rechazar los actos violentos de todos los actores, incluyendo el Estado”, dijo a la AFP el excomandante y dirigente del hoy partido de izquierda, Pastor Alape.

Los antiguos rebeldes harán recorridos diarios a pie y en vehículos, en el marco del reinicio de las manifestaciones contra el gobierno, tras la pausa que impuso la pandemia. Según Alape, este “es el primer ejercicio de acciones de hecho” que el partido llevará a cabo para pedir la implementación integral del acuerdo firmado en 2016.

“Vamos a solicitar dialogar con el presidente Iván Duque para que nos defina si su gobierno está en condiciones de garantizar la vida de los colombianos o si va a mantener la tónica de su partido de gobierno de incitar la guerra”, detalló Alape.

La misión de la ONU en Colombia alertó sobre “la violencia incesante contra excombatientes”

Duque asumió el poder en 2018 con un programa de gobierno que prometía modificar los acuerdos con las FARC por considerar que premiaban con impunidad los delitos atroces cometidos por la guerrilla a lo largo de casi seis décadas de levantamiento armado. Sin embargo, el Congreso rechazó su iniciativa.

13 mil hombres y mujeres abandonaron la lucha rebelde en el marco del celebrado acuerdo o pacto

Las FARC se lanzó a las calles tras el asesinato de Juan Monroy, quien lideraba el proceso de reincorporación a la vida civil de un grupo de excombatientes, y de su escolta Luis Alexander Largo; lo que aumentó a 234 los excombatientes asesinados luego de la firma de los acuerdos.

Para Alape, los exguerrilleros son víctimas de un “fuego cruzado” entre la fuerza pública, narcotraficantes, grupos disidentes del acuerdo y organizaciones insurgentes como el Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Unos 13.000 hombres y mujeres abandonaron la lucha rebelde en el marco de un pacto que prevé penas alternativas a la prisión para los excombatientes a cambio de justicia, verdad y reparación para las víctimas.

Quizás sea de su interés: Parque del Este abrió sus puertas al público

 

Gabriela Morales

Con información de Panorama, agencias y medios internacionales

 

Gobierno aspira a fortalecer el “Parlamento Comunal”

Artículo anterior

Fiscalía de Perú citará a declarar al presidente de Bolivia por el caso Lava Jato

Siguiente artículo

Comments

Comments are closed.

Más en Destacadas