La cadena de bloques ofrece grandes ventajas a nivel de ciberseguridad
0

La naciente tecnología de la cadena de bloques, con la que funciona la moneda virtual bitcoin, puede cambiar profundamente algunos sectores, desde el bancario hasta el del comercio ilegal de diamantes.

En ese sentido, varios países del mundo estudian las posibilidades de empezar a usar esta tecnología.

La cadena de bloques es un método para registrar datos: un libro de contabilidad digital de transacciones, acuerdos, contratos, o cualquier cosa que necesite ser registrada y verificada.

La gran diferencia es que este libro de contabilidad no se almacena en un solo sitio, sino que se distribuye a través de cientos o incluso miles de computadoras de todo el mundo. Y cualquier persona de la red puede acceder a una versión actualizada, por lo que resulta muy transparente.

Los registros digitales se amontonan en bloques y luego se unen criptográficamente y cronológicamente en una cadena que utiliza complejos algoritmos matemáticos.

El proceso de encriptación, conocido en inglés como hashing, lo hacen muchas computadoras diferentes. Si todas coinciden con la respuesta, cada bloque recibe una firma digital única.

Este sistema, no almacena detalles de la transacción, solo especifica que la misma tuvo lugar y produce un resumen criptográfico de ella. Una vez actualizado, el libro no se puede alterar ni cambiar, solo se pueden añadir cosas.

La naturaleza distributiva de la base de datos de la cadena de bloques implica que es más difícil para los hackers atacarla: tendrían que acceder a cada una de las copias de la base de datos simultáneamente para tener éxito.

De la misma forma, el sistema mantiene los datos seguros y privados porque el resumen criptográfico no puede volver a convertirse a los datos originales: es un proceso que va en una sola dirección. En teoría, el método hace que el fraude y el error sean menos comunes y más fáciles de detectar.

Las posibilidades de esta tecnología son amplias. La empresa Everledger está usando la cadena de bloques para desarrollar un sistema de garantías que permita a las empresas mineras verificar si sus diamantes en bruto están siendo utilizados por milicias para financiar conflictos, y así poder cumplir con el Proceso de Kimberley, una certificación gubernamental y de la sociedad civil para los diamantes.

Por otro lado, Guardtime, empresa tecnológica ubicada en Estonia, ha estado al frente de la transformación digital del país, utilizando su versión de cadena de bloques para ayudar al Gobierno a gestionar y proteger los datos de los ciudadanos en unos mil servicios online.

La influencia de la cadena de bloques en el futuro parece garantizada.

Samuel Bello

Con información de BBC Mundo.

Fotografía Gettyimages.

Canadá eliminará visado para los mexicanos

Artículo anterior

Éxito Disney es de otra galaxia

Siguiente artículo

Comments

Comments are closed.

Más en Destacadas