Katharina Koch: Qué es el síndrome de colapso posterior de la mordida
0

DOBLE LLAVE – Se conversó con la odontóloga Katharina Koch, para solicitar y ampliar información actualizada sobre esta preocupación de salud con impacto en la calidad de vida de las personas. La doctora Koch es integrante del staf de profesionales de LaplanaBologna, y explicó que se trata de una seria afección o problema funcional que compromete nuestra mordida y que puede ser corregido o solucionado interdisciplinariamente, logrando una correcta masticación y devolviendo al final del tratamiento la dimensión que tenía el tercio inferior de la cara del paciente a unos 10 años antes, lo cual se refleja tanto en su bienestar como en su imagen o aspecto.

El “síndrome de colapso posterior de la mordida” es una patología que se presenta como consecuencia de la combinación o suma de distintos problemas dentales, periodontales y oclusales, en la que la parte posterior de la mordida colapsa por disminución de su dimensión vertical

Para hacer el diagnóstico y planificar el tratamiento es necesaria una evaluación multidisciplinaria

–Varios factores inciden en la disminución de la dimensión vertical del tercio inferior de la cara, como son problemas periodontales, de reducción de la cantidad y calidad de hueso en los maxilares, señaló Katharina Koch.

  • También, las pérdidas prematuras dentales que ocasionan la migración e inclinación de los dientes vecinos al espacio desdentado, generando traumas dentales secundarios (siendo el más común el primer molar inferior)
  • Desgaste oclusal: por bruxismo de vigilia (durante el día) o bruxismo asociado al sueño. En la literatura reciente se ha evidenciado una estrecha relación entre la apnea obstructiva del sueño y el apretamiento dental
  • Erosiones dentales: por agentes externos como cítricos, bebidas energizantes, y otras, o por agentes internos como el reflujo gastroesofágico
  • Mala relación dental y/o esqueletal (que nunca fue tratada por un ortodoncista o un cirujano maxilofacial)

“Cuando existe uno de estos factores o la suma de varios de ellos, podemos decir que estamos en presencia del síndrome de colapso posterior de la mordida” resaltó la odontóloga.

 Algunos de sus signos y síntomas son: inestabilidad oclusal, dolor articular y dental generalizado, desgastes y fracturas dentales, signos de envejecimiento facial, depresión de las comisuras labiales, pérdida de soporte de los tejidos de la cara y acercamiento de la punta de la nariz con el mentón

Para hacer el diagnóstico es necesaria una evaluación multidisciplinaria, con participación de calificados especialistas, e incluye el uso de avanzadas herramientas tales como fotografía digital y scanner facial, de las cuales dispone la clínica.

Siempre son favorables los resultados

“El tratamiento va a variar dependendiendo de la condición del paciente, lo importante es que va a estar siempre orientado a restablecer la función por medio de un aumento de la dimensión vertical”.

–En una oclusión ideal los dientes posteriores protegen a los anteriores de las fuerzas masticatorias, y los dientes anteriores desarticulan los dientes posteriores en todos los movimientos excursivos de la mandíbula. Cuando la dimensión vertical está afectada, este sistema de protección recíproca fracasa, apuntó la doctora Koch.

Luego de planificado y aplicado el tratamiento, las consecuencias o resultados siempre son favorables. Los dientes recuperan la anatomía perdida por el desgaste, se logra función y salud, y el tercio inferior de la cara retoma la dimensión que tenía unos 10 años atrás

Invitamos a escuchar y ver este video, donde Katharina Koch enfoca y amplía el tema.

 

DOBLE LLAVE

Mediante conversación e información de LaplanaBologna

Producción audiovisual: Jesús Ramírez

 

El Estado le propone medidas a las aerolíneas venezolanas

Artículo anterior

Venezuela activa protocolos para participar en las pruebas de Covid-19 de Rusia, China y Cuba

Siguiente artículo

Comments

Comments are closed.

Más en Audiovisual