Aunque el protocolo habitual incluye dar el visto bueno a las pruebas antes de comenzar a producir, es muy importante vigilar el arranque de la producción
0

Los productos son una de las cosas más importantes  que tienen los negocios, por eso debes tomar en cuenta la calidad de lo que el fabricante te brinda para garantizar que luego el cliente quede satisfecho.

Aprende qué debes tomar en cuenta para elegir el mejor fabricante:

No te olvides: la calidad es lo primero

En toda subcontratación, lo primero es asegurar la calidad. Aunque no tengamos fábrica propia, debemos tener personal de producción. Y es recomendable estar presentes en el país en el que se esté produciendo. Es importante establecer un protocolo mediante el que aprobemos la materia prima que el productor está utilizando, para que los materiales cumplan las especificaciones.

¡Fundamental! Vigila la producción

Aunque el protocolo habitual incluye dar el visto bueno a las pruebas antes de comenzar a fabricar, es muy importante vigilar el arranque de la producción. Hasta que ajustas una máquina, aunque hayas fabricado antes, siempre hay fallos. Pero no es lo mismo 50 unidades defectuosas sobre 10 mil piezas que 500. Hay que estar allí para evitar la mayor cantidad de errores.

Investiga al fabricante

Además de los programas de calidad en origen y otras precauciones, es bueno realizar un camino juntos… hasta conocer la capacidad y competencia reales de nuestros proveedores. Si está en nuestra mano, al principio de una relación es recomendable firmar contratos cortos para ir tanteando. Es fundamental ver cómo trabaja, ir haciendo pruebas, observar cómo responde, vigilar cómo lleva las tareas administrativas e incluso sus relaciones con bancos.

Diversifica… en la medida de lo posible

Si es posible, conviene contar con más de un proveedor. Lo ideal es tener diversificada la producción en distintos lugares y tener muy claros cuáles son las cosas que quizá no importe que tengan un extracoste para tenerlas más próximas o incluso hacerlas uno mismo.

Retener nuestra esencia

Es fundamental identificar los elementos estratégicos y estructurales que constituyen nuestra auténtica ventaja competitiva –¿por qué compran nuestro producto?– y no renunciar a estos aspectos.

No dejar cabos sueltos

Cuando se hace una negociación, es importante hacer un contrato en el que se estipulen cuidadosamente todas las cláusulas de evaluación de desempeño, estableciendo las penalizaciones o bonificaciones aplicables en caso de incumplimiento.

DS

Con información de Emprendedores. 

UE insta a tomar acciones por cambio climático

Artículo anterior

Nobel de literatura fue espiada por 20 años

Siguiente artículo

Comments

Comments are closed.