Fuente imagen referencial: Reforma / Agencia AP, vía web
0

DOBLE LLAVE – En una circunstancia que obliga a recordar la toma del Capitolio de Estados Unidos hace exactamente dos años, miles de seguidores del derechista expresidente brasileño Jair Bolsonaro han invadido las sedes de los tres Poderes del Estado de Brasil, rechazando la investidura del progresista ‘Lula’ da Silva, que tuvo lugar hace una semana y exigen una intervención militar.

Medios internacionales y agencias de noticias señalan que en la opinión de analistas o entendidos, es casi un ‘déjà vu’ de lo ocurrido en el Capitolio estadounidense el 6 de enero de 2020, cuando Donald Trump se oponía a que su rival demócrata, Joe Biden, fuera confirmado por el Congreso de su país como presidente y ríos de sus simpatizantes se adentraron al Legislativo en un acto que dejó en vilo la democracia del país.

Ahora, dos años después, son las sedes de la Presidencia, del Congreso y del Tribunal Supremo de Brasil las que están siendo invadidas por los simpatizantes del expresidente ultraconservador Jair Bolsonaro, quienes rechazan que ‘Lula’ da Silva sea su nuevo presidente, pese a que este ya fue investido el pasado 1 de enero.

El izquierdista venció en las urnas el pasado 30 de octubre a Bolsonaro en las elecciones más reñidas de la historia del gigante latinoamericano, con dos millones de votos de diferencia. La contienda evidenció la profunda polarización del país respecto a los dos principales dirigentes políticos de la nación.

Tras la derrota de Bolsonaro, miles de sus simpatizantes se apiñaron ante cuarteles del Ejército de todo el país pidiendo abiertamente una «intervención militar» para evitar un nuevo mandato de ‘Lula’ da Silva y este 7 de enero han pasado a la acción invadiendo las tres sedes del Poder democrático.

Salón del pleno de la Corte Suprema es atacado

El ministro de Justicia de Brasil, Flávio Dino, afirmó este domingo que «no prevalecerá» la voluntad de los bolsonaristas radicales que han invadido las sedes de los edificios citados.

Los manifestantes bolsonaristas no aceptan el resultado electoral, en tanto la policía intenta dispersarlos con bombas de gas lacrimógeno en Brasilia.

En su mayoría vestidos con camisetas amarillas y verdes así como banderas brasileñas, los manifestantes atacaron algunos vehículos de la Policía Legislativa, que vela por la seguridad del Congreso.

En su marcha hacia el Congreso, los manifestantes también destrozaron las barreras de protección y armados con palos se enfrentaron a agentes del Ayuntamiento, que intentaron contenerlos sin éxito.

Le puede interesar: Conferencia Episcopal Venezolana revisó crisis migratoria y se despidió del papa Benedicto

DOBLE LLAVE

Noticia en desarrollo

Con información de medios internacionales, nacionales de Brasil, agencias de noticias y redes sociales

Fuente imagen referencial: Reforma / Agencia AP, vía web

Visita nuestro canal de noticias en Google News y síguenos para obtener información precisa, interesante y estar al día con todo. También en Twitter e Instagram puedes conocer diariamente nuestros contenidos

Conferencia Episcopal Venezolana revisó crisis migratoria y se despidió del papa Benedicto

Entrada anterior

Interinato de Guaidó debe 20,7 millones de dólares en juicios, según Reuters

Siguiente entrada

Comments

Comments are closed.

More in Destacadas