Expertos aclaran las dudas más comunes sobre el consumo de carne y su relación con el desarrollo de cáncer
0

Con motivo del reciente anuncio de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre la evidencia de que el consumo de carne roja y carne procesada causa cáncer, muchas personas han expresado su preocupación sobre el tema.

Pero en realidad no es primera vez que se alerta sobre el consumo de carne. La gran mayoría de los estudios científicos dibujan a la carne roja y a la procesada como uno de esos demonios que ponemos en nuestra mesa. Su consumo se ha relacionado con un mayor riesgo de sufrir varios tipos de cáncer, enfermedades cardiovasculares y, en definitiva, de morir de forma prematura. Pero como en nutrición no todo es blanco o negro, hay quien ha puesto en tela de juicio estas advertencias.

¿Pero realmente es tan peligrosa la carne? ¿Cómo un consumo que ha permitido la evolución humana puede ser tan dañino? Con la ayuda de expertos y de la propia Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC), se han aclarado todas las dudas para poder seguir comiendo carne con mesura y dentro de una dieta rica y variada.

La carne roja es toda aquella derivada directamente de la res, ternera, cerdo, cordero, caballo o cabra. Mientras que la carne procesada, clasificada como cancerígena para los humanos, es la que se ha transformado por métodos de curación, salazón, fermentación, ahumado u otros procesos para mejorar su sabor o conservación (salchichas, tocineta, carne en conserva, por ejemplo).

La carne NO es tan peligrosa como el cigarrillo

La realidad es que la carne procesada es más peligrosa que la carne roja al natural. Y aunque la OMS ha colocado a este tipo de carnes en el mismo grupo de peligro de cáncer que el cigarrillo, eso no quiere decir que sean igual de peligrosos. Por ejemplo, el consumo de carne eleva el riesgo de cáncer en un 18%, mientras que fumar de 10 a 20 cigarrillos eleva en un 1000% las posibilidades de desarrollar un tumor frente a alguien que no fume. Así que en realidad el riesgo de padecer cáncer por consumo de carne es pequeño.

¿Dónde está el verdadero problema de consumir carne?

El verdadero problema radica en la cantidad que se consume. La revisión exhaustiva que han hecho los 22 expertos de diez países concluye que un consumo seguro de carne sería 50 gramos diarios, allí se incluiría tanto el embutido que consumimos en bocadillos como la porción de carne que se consume diariamente como parte de las comidas principales. Así que no hay secreto: la clave está en la moderación.

EC

Con información de ABC.

Fotografía Gettyimages.

Maduro y Santos no se reunirán pronto

Artículo anterior

Un asteoride se acercará a la tierra

Siguiente artículo

Comments

Comments are closed.

Más en Destacadas