0

En la capital argentina la presencia de cercos electrificados como medida de seguridad son comunes en muchas zonas residenciales por esto la Legislatura bonaerense está debatiendo en comisiones un proyecto para regular su instalación y obligar a los existentes a adecuarse a la ley en un plazo de 120 días.

Si bien la mayoría de los vecinos y los foros de seguridad creen que es una buena idea, algunos lo consideran innecesario y se oponen por el gasto y los trámites que podría ocasionar.

Entre los puntos clave, la norma establece que los cercos deben estar, como mínimo, a 2,20 metros de altura. Además, obliga a que la “instalación, reparación, mantenimiento y remoción” esté a cargo de personal registrado y habilitado. La autoridad de aplicación también indicará de qué material deben ser construidos. De aprobarse en la Legislatura, la ley obligará a todos los habitantes que tienen cerco eléctrico a adecuarse en un plazo de cuatro meses.

“Me parece perfecto que se regule porque mientras hay personas que contratan a empresas especializadas, otros lo hacen por su cuenta o con un electricista amigo para que no sea tan caro, conectan la reja de su casa a la energía 220 de la casa y eso puede matar”, explica Carlos Rabus, presidente del Foro Municipal de Seguridad de San Isidro.

Christian Kuhk, de la empresa DTS2, especialistas en seguridad perimetral agrega que la normativa está bien. «El proyecto de ley que están armando es un buen primer paso para empezar, pero es muy genérico. Debería ser más específico en algunos puntos».

Alejandra Watts

Con información de El Clarín.

Fotografía Gettyimages.

 

Varela: corrupción llevó armamento a cárceles

Artículo anterior

Médico da diagnósticos falsos a 387 pacientes

Siguiente artículo

Comments

Comments are closed.