Los abusos de fuerza de policías blancos a afroamericanos han sido escandalosos



El racismo en Estados Unidos es un tema exacerbado con el transitar del tiempo. Hoy día se encuentra en boca de todos, gracias al magnate Donald Trump y sus declaraciones sobre la población hispana. Las actitudes del millonario que aspira a ser presidente, y su aparente orgullo por las mismas, son una muestra de lo arraigado que se encuentra el racismo en su cultura. Tal ha sido la resonancia de las declaraciones de Trump que hasta uno de los mejores escritores de la historia, el peruano Mario Vargas Llosa, escribió una columna de opinión al respecto en el diario El País.

Al margen de la discriminación hacia la comunidad latina, la realizada hacia los afroamericanos ha tenido consecuencias catastróficas en la historia del país norteamericano. “Tácticas que serían un suicidio político en un suburbio blanco de clase media ni siquiera son noticia cuando se llevan a cabo en comunidades pobres de negros. (…) El aislamiento continuo de los pobres en guetos les ha vuelto excepcionalmente vulnerables en la Guerra contra las Drogas. Lo que les ocurre no afecta directamente, y apenas es conocido, por los privilegiados que viven más allá de las puertas del gueto”, eso sentenció la escritora Michelle Alexander hace más de cinco años en su obra The New Jim Crow. Esas palabras, igualmente, explican la indignación y la sorpresa de Estados Unidos ante los videos y las imágenes que durante el último año han reabierto el debate sobre la violencia policial.

¿Qué tanto está arraigado el racismo en Estados Unidos? Dar una respuesta concreta sería difícil, pero hay hechos que dejan claro que el asunto es mucho más que delicado. Agresiones y disparos letales de policías blancos contra personas negras desarmadas han causado en varias ocasiones indignación y también fuertes protestas. A continuación algunos de los casos más sonados de lo que va de 2015:

Agosto 2015: en Arlington, Texas, un joven negro de 19 años se estrella con su coche contra una tienda de venta de automóviles. Según informan luego las autoridades, se había negado a entregarse como le exigía la policía. Tras un enfrentamiento un agente le dispara y lo mata.

Julio 2015: después de una pelea, un policía blanco dispara en Cincinnati (Ohio), durante un control de tráfico, contra un afroamericano desarmado. Su vehículo no llevaba la matrícula delantera.

Julio 2015: un hombre muere en Tuscaloosa (Alabama), después de que los policías lo rociaran con un spray de pimienta. El hombre se resistió a la detención, alegan las autoridades.

Abril 2015: un afroamericano muere en Baltimore (Maryland) como consecuencia de una herida en la columna. Había sido maltratado durante su detención policial. El caso desata fuertes disturbios.

Abril 2015: un agente blanco mata durante un registro en Tulsa (Oklahoma) a un negro con antecedentes. Al parecer sólo pretendía usar su pistola eléctrica.

Abril 2015: en North Charleston (Carolina del Sur), un policía dispara por la espalda a un afroamericano que huye. El hecho, grabado en video, tiene repercusión internacional.

Marzo 2015: un policía blanco dispara cerca de Atlanta (Georgia) a un negro que iba desnudo de casa en casa llamando a la puerta y que probablemente padecía algún tipo de trastorno psíquico. Según la policía, se dirigió hacia un agente, el cual le disparó.

Marzo 2015: la muerte de un joven en Madison (Wisconsin) desata protestas. Al parecer el policía que lo mató lo hizo en defensa propia.

LS

Con información de dpa.

Fotografía Gettyimages.

Comentarios