Dejó de ser magistrada del TSJ para convertirse en empresaria, ahora se le vincula a un narcotraficante, pero ¿quién cuidaba a quién?



El domingo 24 de mayo la noticia del día fue la detención de un narcotraficante acompañado por una ex magistrada del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ). La jueza era Miriam Morandy, conocida por tener en sus manos los casos de “Mazuco”, Iván Simonóvis, Lázaro Forero y Henry Vivas.

La historia comienza el lunes por la noche, cuando una comisión de la Unidad Antidrogas de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) detuvo en el Aeropuerto Internacional de Maiquetía a Richard José Cammarano, solicitado por los tribunales 12 y 22 de control del Área Metropolitana de Caracas, por el delito de tráfico de internacional de drogas.

En el informe de la GNB se lee que Cammarano fue detenido cuando “descendía de un taxi en el terminal internacional con la intención de abordar el vuelo Tap Portugal con la magistrada Morandy, Miriam del Valle C.I.V.6.363.852 y la ciudadana Tibisay Pacheco, asistente de la magistrada.

Esta última también tenía reservación por el mismo vuelo mencionado, así como un funcionario del Saime Maiquetía”, de apellido Aponte, quien escoltaba al grupo con la intención de ayudarlos a evitar los dispositivos de seguridad del aeropuerto.

Pero, ¿quién es Miriam Morandy?

En 2014, Cilia Flores, primera dama de la República, la postuló como Fiscal General, pero la petición no tuvo éxito. Luego, la misma jueza vio frustrado su eventual nombramiento como presidenta de la Dirección Ejecutiva de la Magistratura (DEM). Hasta los momentos, la mayor posición que ha ocupado ha sido la de magistrada del TSJ.

Si bien sus incursiones dentro de las cúpulas de gobierno no han sido del todo satisfactorias, Morandy ha logrado beneficios económicos. El 27 de septiembre de 2007, mientras se desempeñaba como magistrada, se convirtió en empresaria con la constitución de Comercializadora Jomira, con un capital suscrito de 150 millones de bolívares. De entre los tres socios ella es dueña de 35% de las acciones.

Lo que llama la atención es que las operaciones de la empresa son muy variadas: van desde la comercialización de materiales de construcción; compra, venta e importación al mayor de equipos de oficina; venta de línea blanca, marrón; ropa y calzados, hasta la distribución y venta de alimentos.

Su cotización en el Seguro Social por su labor en el TSJ se ubica en 43.768,02 Bs. por un total de mil 246 semanas.

Hay que recordar que mientras fue magistrada declaró inadmisible la solicitud de avocamiento del caso de los ocho policías metropolitanos y los comisarios Iván Simonovis, Lázaro Forero y Henry Vivas por los sucesos del 11 de abril de 2002, al igual que el avocamiento al diputado José Sánchez “Mazuco” y al presidente de 6to Poder, Leocenis García.

AG

Con información de Tal Cual.

Fotografía Gettyimages

 

Comentarios