0

Los neumáticos son parte esencial de la seguridad de nuestro vehículo, por eso no hay que esperar que nos dejen accidentados en la vía pública para revisarlos y, si es necesario, cambiarlos.

Existen diversos elementos que pueden afectar la productividad de las ruedas y ser causa para revisarlos con frecuencia. Algunos pueden ser:

  • La banda de rodamiento para detectar un desgaste anormal, cortaduras y deformaciones locales.
  • Los costados para detectar cortaduras, daños por golpe y deformaciones anormales.
  • El uso continuo de un neumático que ha sufrido daño interno, puede provocar una falla peligrosa del mismo. Para verificar si hay un daño interno de la llanta, es necesario desmontarla e inspeccionarla desde el interior. Esto sólo lo debe realizar personal calificado.
  • Nunca se debe reparar una llanta ponchada antes de inspeccionarla.
  • En condiciones normales, los neumáticos deben inflarse de acuerdo con las recomendaciones para su vehículo y nunca a la presión máxima indicada. En cualquier caso, esta presión máxima (por eso se llama así), nunca debe superarse.
  • Una mala alineación de los ejes rodando genera un desgaste rápido de las llantas y hasta puede alterar el comportamiento y seguridad del vehículo, por eso se debe llevar periódicamente con un experto para su alineación y balanceo.

No olvides que cuando el neumático presenta cortes, abombamientos, desgastes irregulares tanto interna como externamente se debe sustituir.

DS 

Con información de Nosotros2.

Foto destacada GettyImages

Morandy escoltaba al narco, ¿o al revés?

Artículo anterior

Nueva erupción volcánica en Nicaragua

Siguiente artículo

Comments

Comments are closed.

Más en Prevención