Las informaciones falsas están haciendo un daño terrible al afectar la toma de decisiones en nuestra sociedad



DOBLE LLAVE – Las noticias falsas o Fake News se han convertido en un verdadero problema para la sociedad moderna que cada día depende más del Internet. Interactuar y comunicarse es cada vez más fácil con las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, acercarse a través de la red mundial es cada vez más sencillo, pero existe un enemigo declarado contra la verdad, o al menos contra los hechos que rodean a un fenómeno político, económico, social y es la gran cantidad de contenidos falsos que se están creando diariamente y que afecta la comprensión y la toma de decisiones de internautas con buena voluntad pero incautos a la hora de corroborar la información que reciben de ciertos hechos noticiosos.

Uno de los hechos más relevantes de los últimos tiempos, y que ha acaparado la atención de medios de comunicación importantes en Estados Unidos, es la campaña electoral del actual presidente norteamericano, Donald Trump. Esta contienda electoral estuvo plagada de titulares sensacionalistas que rápidamente encontraron cabida en las redes sociales como Facebook y Twitter, se hicieron tan virales las noticias a favor y en contra de los candidatos presidenciales que en ocasiones se perdía de vista el origen de una información. En un investigación hecha por el portal web de Buzzfeed reveló que un grupo de adolescentes estaba generando noticias falsas desde Macedonia en favor de Trump y que afectaron a su contrincante Hillary Clinton, en una oportunidad uno de los titulares llegó a tener más de 140 mil acciones, reacciones y comentarios en Facebook de usuarios que confiaron demasiado en los dominios de sitios en Internet que parecían tener credibilidad o al menos parecían expertos en el tema que estaban tratando. En EE.UU. se pudieron encontrar más de 300 sitios en Internet plagados de Fake News solo para generar ingresos, debido al tráfico que estas generan.

El boom de las noticias falsas en internet llegó a los estratos más altos de la institucionalidad y es que líderes del Comité de Inteligencia del Senado de EE.UU., iniciaron una investigación para determinar el papel de que jugó Rusia en las elecciones presidenciales de 2016, examinando propaganda y las noticias falsas que supuestamente perjudicaron a la candidata demócrata Hillary Clinton.

Aunque las Fake News no sean algo nuevo y sus fines, bien delineados o no, sean entretener o engañar, están haciendo un daño terrible, pues tienden a herir la credibilidad de los medios de comunicación tradicionales y afectar la toma de decisiones del público en función de un hecho.

El negocio de las noticias falsas

Las Fake News se han convertido en un negocio rentable al menos para aquellos que fundan nuevos medios de comunicación en internet que tiene un flujo increíble de tráfico. Un estudio de del Pew Centre concluyó que 62% de los habitantes de EE.UU. reciben noticias a través de las redes sociales y no directamente en los sitios web de los medios de comunicación, lo que hace que sean más propensos a recibir, transmitir y crear información que en el menor de los males no es precisa, y en el peor es totalmente inventada.

Y es que los nuevos medios dedicados a generar noticias falsas, medias verdades o inventadas, han logrado imitar a los diarios reales en su aspecto y diseño en la web y se mueven finamente entre la línea de la información y la sátira.

Estos portales que son sostenidos por expertos informáticos y por jóvenes ávidos de creatividad y un poco de malicia logran generar un tráfico importante y captar la atención de más personas, lo que los convierte en un sitio ideal para hacer publicidad a nuevos productos. En ocasiones gracias a las herramientas de publicidad que ofrece Google pueden llegar a ganar miles de dólares solo por un contenidos cargado de imprecisiones y medias verdades.

Las agencias de publicidad están invirtiendo cada vez más en páginas web con altas visitas de personas que compartan, pues su fin es que más gente vea lo que están vendiendo, sin importar que los contenidos estén plagados de mentiras.

¿Quiénes son lo más afectados?

La sociedad toma decisiones en función de la información que recibe, esto aplica también a las organizaciones, empresas e instituciones, por ello la información bien fundamentada en fuentes, documentales, vivas, expertas, es un recurso esencial para que se tomen diariamente las decisiones de forma estratégica que dirigen el rumbo de cada sector de la sociedad.

Jaime Caiceo, director Ejecutivo de  Metric Arts, cree que la falta de información puede hacer tanto daño como poseer información equivocada y enumera 4 razones:

  • La ansiedad que puede llevarnos a tomar decisiones de manera impulsiva.
  • La falta de información que nos impide disminuir la incertidumbre de la decisión.
  • Contar con información equivocada que nos lleva a tomar decisiones erróneas.
  • Poseer demasiada información o información redundante, lo cual aumenta los tiempos involucrados en la toma de decisión.

Miguel Acosta Valverde y Luz Paula Porras, autores de la obra Los procesos electorales en los medios de comunicación, establecen la influencia de los medios de comunicación en el proceso político, en particular en los procesos electorales y cómo estos son abordados por los medios de comunicación. La influencia que puede tener un medio en la percepción del electorado y como se puede “fortalecer la democracia y los derechos políticos” teniendo ciudadanos más y mejor informados es la materia que los ocupa, por ello hacen especial énfasis en la cobertura que los medios dan a estos eventos, como noticias y opiniones mal orientadas afectan la toma las decisiones de una comunidad.

Las Fake News no solamente dañan o deforman las expectativas de los usuarios, sino que influyen en procesos cruciales de la política y la sociedad.

¿Son peligrosas las Fake News?

Para Brooke Binkowski, miembro del equipo de Snopes portal encargado del chequeo de la información que lucha contra la desinformación, las Fake News no son algo potencialmente peligroso, su potencial para causar daño aumenta con el tiempo. “Hay mucho sesgo de confirmación: mucha gente queriendo probar que su visión del mundo es la apropiada y correcta”, explica a la BBC.

Sin embargo Allen Montgomery, fundador de The National Report un sitio de noticias falsas que se promociona como “la primera fuente de noticias independientes de EE.UU.”, dice que en su web tratan de explotar: la idea de reforzar las creencias y confirmar con mentiras los prejuicios de la gente.

“Constantemente tratamos de sintonizarnos con los sentimientos que sospechamos que la gente tiene o quiere tener” agrega.

Craig Silverman, empleado de Buzzfeed y que lidera el equipo que estudia los efectos de las noticias falsas, explicó que “una página de noticias falsas publica un embuste y, como recibe mucha atención en las redes sociales, otro sitio web lo toma, escribe la historia como si fuera verdad y no la vincula a la página de noticias falsas original”.

“Eso provoca una reacción en cadena hasta que algún periodista de un medio creíble la ve y escribe algo sobre ella. Como los periodistas ahora tratan de escribir tantas historias como sea posible y de que esas historias atraigan muchos lectores y atención en las redes, la tendencia es producir más y chequear menos“, agregó en entrevista para la BBC.

 

Venezuela: “me lo dijo el primo de un amigo, que no es mi amigo que trabaja en un Ministerio”

En Venezuela se han dado casos de desinformación, noticias, falsas y rumores sobre todo en tiempos de tensión política. Las Fake News han rodado con mayor facilidad en las redes sociales como Facebook y Twitter, y con menor probabilidad en los medios tradicionales de información, salvo algunas excepciones en las que impera el sesgo informativo más que el ánimo de mentir o difundir una información falsa.

Recientemente, el Caracas Press Club organizó el foro: Cuando los rumores nos desbordan ¿quién dice la verdad en las Redes Sociales?. La iniciativa busca hacer frente a la “abrumadora proliferación de información generada por fuentes no fidedignas. La mayoría de las veces provenientes del ciudadano común que desconoce las reglas, así como las técnicas básicas para obtener y transmitir información veraz y calificada”.

Caracas Press Club considera que en la “era del celular en mano, cualquiera se puede convertir en un transmisor, desvirtuando la realidad sin ton ni son”.

Para ello contaron con la intervención de Luis Carlos Díaz, periodista experto en redes, quien recomendó no hacerse eco de informaciones no verificadas en Twitter, para Díaz, la información no procesada; es decir debidamente contrastada y verificada, son solo datos que deben pasar por un proceso de minucioso de confirmación que permita darle forma y contenido, puso como ejemplo la difusión de videos o fotos de las recientes protestas en Caracas que circulan en las redes sin datos geográficos o contexto que permita identificar donde ocurrió un supuesto hecho.

Mientras que Ronna Rísquez, periodista de investigación del portal Runrun.es, aseveró que el objetivo último del periodismo es la búsqueda de la verdad, que debe ser establecida a partir de los hechos teniendo como punto de partida el chequeo de fuentes, la confirmación y revisión de datos que se ven a través de las redes sociales y la utilización del Fact Checking o verificación de los hechos para poder difundir información en las redes sociales.

Uno de los casos más emblemáticos de los últimos tiempos, fue el tuit que escribió el conductor de televisión, Leopoldo Castillo sobre la Salud de Leopoldo López y las reacciones que generaron en diversos sectores de la sociedad, hasta que fue desmentido en televisión nacional mediante un video de López donde se mostraba su buen estado de salud.

¿Qué hacer ante las Fake News?

Facebook se encuentra trabajando en su algoritmo para limitar el número de enlaces de sus usuarios a sitios de internet “engañosos” y “de poca calidad” y luchar así contra los spams y la desinformación. 

“Con esta actualización, revisamos cientos de miles de páginas web enlazadas hacia o desde Facebook para identificar las que tengan poco contenido sustancial y tengan una gran cantidad de anuncios chocantes, perturbadores o maliciosos”, indicó la red social en un comunicado.

“Si constatamos que un post puede enlazar con ese tipo de páginas de mala calidad, podría aparecer con menos frecuencia en la línea del tiempo y no podrá elegirse para colocar anuncios”, precisaron los autores del comunicado Jiun-Ren Lin y Shengbo Guo.

“De esta forma, la gente verá menos mensajes engañosos y más mensajes informativos”, se indica.

También anunciaron varios consejos que pueden ser de utilidad para no creer fácilmente en una Fake News:

  • Sé escéptico con los titulares,
  • Mira de cerca a la URL [dirección web].
  • Investiga la fuente
  • Mira si el formato es inusual
  • Considera las fotos
  • Comprueba la fecha
  • Comprueba la evidencia.
  • Mira otros reportes.
  • Verifica si la historia es una broma.
  • No olvides que algunas historias son intencionalmente falsas [sátira]

El pasado mes de abril el  International Symposium on Online Journalism (Isoj) fue escenario de un debate importante sobre el fact checking y el modo en que la audiencia se siente influenciada por el trabajo del periodista, estos datos fueron recopilado por el portal Clases de Periodismo.

Alexios Mantzarlis de Poynter señaló que fact checking está generando un cambio en la forma de pensar de los electores. Esto es parte del sistema de medios, en su opinión. Puede ser una desventaja debido a la caída de la credibilidad de medios tradicionales como fuentes de información.

El editor de Buzzfeed, Craig Silverman, dijo que la audiencia estadounidense ha mirado con mayor interés el tema de verificación de datos en medios. La verificación ha tenido un gran progreso en los últimos años, analiza. Por ejemplo, Buzzfeed publica un quiz semanal con ‘fake news‘ que realmente es popular entre los lectores.

En tanto, Laura Zommer de Chequeado (Argentina) señaló que es importante apelar a las emociones del lector para conseguir que el contenido sea atractivo.

Aún hay retos para difundir contenido periodístico con fact checking. Uno de ellos es que la audiencia piensa que los temas generales suelen rebotar rápidamente. Y la gente no le gusta aceptar que está equivocada, según Silverman. Por eso, un reto es cómo se realiza la corrección.

Alexios Mantzarlis de Poynter indicó que un estudio del 2016 reveló que los ciudadanos no prestan atención o tienen interés en noticias con hechos claves si estos no coinciden con sus valores o pensamientos políticos e ideológicos.

Miguelangel Caballero

Comentarios