Cálculos oficiales registran más de cuatro millones de armas ilegales en el país entre las que se incluyen las usadas para defensa personal



DOBLE LLAVE – Debido a la creciente ola de delincuencia en Venezuela, que amenaza nuestra integridad física y mental como seres humanos, las personas recurren a tomar acciones por sus manos sin esperar que los entes de seguridad establezcan soluciones.

Esto se indica, en el marco de los habitantes que optan por tener armamento en casa, bien sea armas blancas o de fuego, como una manera de protección para sus familiares. Sin embargo, detrás de esa “solución” se esconden muchas normas que podrían llevar al portador a incurrir en actos ilegales.

Para profundizar en el tema, se estableció comunicación con Luis Alberto Godoy, ex comisario del Cicpc, quien asegura que para este tipo de casos en particular se deben tomar en cuenta distintos aspectos legales, tales como tener permiso para portar armamento de la Dirección General de Armas y Explosivos (Daex), organización adscrita al Ministerio de Defensa.

No obstante, Godoy afirma que ningún arma de fuego pertenece a la persona en cuestión, al contrario, todas y cada una de las que se movilizan en el territorio nacional son propiedad del Estado, sin importar la cantidad de dinero o el modo de adquisición que se maneje de por medio.

En materia legal

Godoy hizo énfasis en las formas establecidas para ser portador “legal” de un armamento:

  • Donaciones de herencia.
  • Porte de arma para la defensa personal.
  • Tenencia de arma por participar en competencias de tiro.
  • Para funcionarios públicos, bien sea policías, militares, Cicpc, entre otros.

Para estos últimos existe una salvedad muy precisa, y es que puede hacer uso de su arma siempre y cuando sea para la defensa ante un delincuente. No existe restricción alguna ante el hecho de si están en casa o fuera del horario laboral. De igual manera, en cualquiera de los casos, sin un permiso de la Daex el arma sería decomisada de manera inmediata.

En las dudas de las personas también está la pregunta: ¿Qué ocurre en caso de actuar en defensa propia y lastimar gravemente e incluso asesinar al agresor? A lo que Godoy explica que la persona tiene el derecho de demostrar ante el Ministerio Público y un juez las pruebas que certifiquen la “legitima defensa”, luego inician investigaciones previas que absuelven de culpabilidad o no a quien detonó su arma.

Por otra parte, a la libertad se le sumarán medidas cautelares que define el juez según sea el caso. El arma es decomisada.

Recomendaciones

Godoy destaca la importancia de que las personas que pretendan defenderse con armas de fuego sepan su uso preciso. De igual manera, a su juicio “no es recomendable” tener un arma en casa.

En la explicación del por qué está sugerencia, el funcionario resalta que así “la persona haga cursos de tiro no es lo mismo dispararle a una silueta que a un ser humano”. Por lo que considera, esta “defensa” puede convertirse en un “arma de doble filo”.

Angélica Rodríguez.

Comentarios