Irán es enemigo declarado de dos de los principales aliados de USA
0

“Mientras implementamos este acuerdo histórico, la disuasión permanece como un componente principal de la seguridad nacional de Estados Unidos”, expresó el secretario de Defensa de Estados Unidos, Ash Carter, mediante un comunicado que dejaba en evidencia la preocupación del Pentágono para con el reciente acuerdo nuclear entre Irán, Estados Unidos y otras cinco potencias mundiales.

El pacto de Viena no supone un nuevo comienzo bilateral. Washington y Teherán no reanudarán su relación diplomática, rota desde 1980 tras el asalto a la Embajada norteamericana. Ambos países son rivales militares: apoyan a bandos distintos en varios conflictos en Oriente Próximo, pese a mantener una cooperación tácita en la lucha contra el Estado Islámico (EI) en Irak. Irán es enemigo declarado de dos de los principales aliados de USA en la región: Arabia Saudí e Israel. Y es uno de los tres países considerados patrocinadores de terrorismo por el Departamento de Estado.

“Permanecemos preparados y posicionados para reforzar la seguridad de nuestros amigos y aliados en la región, incluido Israel; defender contra agresiones, garantizar la libertad de navegación en el Golfo –Pérsico–, y verificar la influencia maligna iraní. Utilizaremos la opción militar si es necesaria”, avisó Carter en el comunicado. El secretario recordó que Estados Unidos cuenta con decenas de miles de militares en Oriente Próximo.

Para apaciguar el nerviosismo, Carter viajará este fin de semana a Israel y a continuación se desplazará a Arabia Saudí. Es revelador que viaje antes él a esos países que el secretario de Estado, John Kerry. En esta política de gestos, la prioridad es garantizar el paraguas de seguridad de Washington a los aliados para evitar un incremento de la tensión y una carrera armamentística. Pero, a su vez, USA deberá hacer equilibrios: no le conviene enemistarse mucho más con Irán dado que su papel puede ser clave en la estabilización de Irak, Siria y Afganistán.

El presidente Barack Obama admitió que es probable que, tras el levantamiento de las asfixiantes sanciones internacionales, Irán disponga de más recursos para sus actividades militares y terroristas, pero descartó que eso suponga un punto de inflexión y defendió que la prioridad es evitar su acceso a una bomba atómica.

Nota relacionada con “Arabia Saudí no está feliz con acuerdo de Irán“.

LS

Con información de El País.

Fotografía REUTERS/Yuri Gripas.

¿Cambiará la BBC?

Artículo anterior

Prepara un botiquín de primeros auxilios

Siguiente artículo

Artículos relacionados

Comments

Comments are closed.

Más en Destacada