Mientras casi 300 toneladas de oro salen ilegalmente del país, Minerven no alcanza su capacidad máxima de producción desde 2011



Es bastante conocida la leyenda del Rey Midas, a quien se le atribuyó el poder de transformar cualquier cosa que tocaba en oro. Desde hace algún tiempo, en Venezuela circulan denuncias y sospechas sobre personas, sin una identificación clara, que tendrían el objetivo de convertir ilegalmente cantidades del preciado metal en otra clase de beneficios.

Con esto en mente, nos preguntamos: ¿Cuántos lingotes salen por contrabando? ¿Qué cantidad se produce? ¿Cuántas toneladas se encuentran en las arcas del Banco Central de Venezuela?

El oro y la delincuencia

Según el ex alcalde metropolitano de Caracas y dirigente de Redes -organización política que hace parte del oficialismo-, Juan Barreto, del país estarían saliendo entre 230 y 270 toneladas de oro cada año por medio de la extracción ilegal, lo que se traduce en alrededor de $6.000 millones a $10.000 millones anuales en pérdidas.

“Tenemos oro para 1.000 años, pero hay que utilizarlo en función de los intereses del país”, argumenta Barreto, quien afirma que el país cuenta con reservas de oro por 300 mil toneladas.

Antes, en 2014, el diputado del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) Abdel El Zabayar aseguró que Venezuela estaba perdiendo entre 130 y 170 toneladas al año del mineral, lo que implicaría un aumento en 2015 de casi el 50% al comparar con la denuncia de Barreto.

Asimismo, en diciembre de 2014 el periodista Manuel Isidro Molina denunció en la página web El Fortín de Guayana la grave situación de corrupción que ocurre en el sur del país. Allí, oficiales del ejército presuntamente extorsionan a los mineros obligándoles a entregar parte del oro extraído en Guasipati, El Callao, Tumeremo, El Dorado y Santa Elena.

Continúaba explicando que un caso denunciado es el de “El Chingo” González, teniente que cobraba a los mineros en alcabalas móviles entre 100 y 300 “gramas de oro”, como le dicen los trabajadores. Agregaba que González contaba con intermediarios civiles que amenazaban en nombre “del general”, quien nunca tomó parte de las acciones extorsivas.

En contraste con sus afirmaciones, el Correo del Caroní reseñó el 15 de septiembre de 2014 que Yeferson de Jesús López Sifontes (20), a quien se le apoda “El Chingo”, no es integrante de la milicia, sino el líder de la banda “Sindicalistas de la Minería”, en El Callao. El día anterior López había sido herido por bandas delictivas, antes de ser capturado por la policía.

Tres días después, corrió la noticia del secuestro de la madre y la esposa embarazada de “El Chingo”, al salir de la comisaría del CTE Cachamay luego de visitar al joven herido. Sus captores pedían 90 kilos de oro para liberarlas.

También existen casos de contrabandistas descubiertos por la ley mientras intentaron sacar oro del país. Los casos más recientes señalados por la prensa tienen casi un año de diferencia entre sí.

El primero tuvo lugar el 19 de abril de 2014, cuando Agentes de Seguridad Aeroportuaria, junto con efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), incautaron tres lingotes de oro a un ciudadano de nacionalidad venezolana, en Maiquetía, tras descubrir las barras durante el chequeo con rayos X.

El segundo ocurrió el fin de semana del 30 de mayo de 2015, cuando funcionarios del Comando de Zona de la Guardia Nacional Bolivariana en Vargas incautaron once lingotes de oro que en total pesaban 2,632 kilos y que tienen un valor del $109.632. Durante la operación se desarticuló una banda llamada “Los Auríferos” y se capturó a tres hombres y dos mujeres.

Los casos mencionados sólo son la punta del iceberg que de a poco descubre el poderío del hampa sobre el oro venezolano y que las fuerzas policiales no han  podido controlar.

El oro y Minerven

A la par de este descontrol, la Compañía General de Minería de Venezuela (Minerven) no ha publicado un informe de producción que especifique cuánto oro ha extraído, tal como lo exige el Régimen de Comercialización de Oro y Aleaciones. Sin embargo, de acuerdo con el secretario general del Sindicato de Trabajadores de la Industria Minera y del Oro (Sinmioro), Elby Soto, la empresa produce un promedio de 85 kilos de oro al mes, cuando antes podía llegar hasta los 700 kilos en el mismo período.

Minerven tiene una capacidad de procesamiento de 9 mil toneladas (9 millones de kilos) de material aurífero, desde 2011 cuando el fallecido Hugo Chávez nacionalizó el mineral y reservó su exploración y explotación al Estado. En la actualidad más de la mitad de la capacidad instalada está en desuso.

Desde antes de la nacionalización la empresa ya tenía un retroceso en el ritmo operativo; no obstante, de acuerdo a los reportes, en agosto de 2013 logró producir 708 kilos de oro, el más alto registro de los últimos años.

A juicio de los trabajadores de la compañía, desde 2011 el declive fue “progresivo y deliberado”. Ya para ese momento la empresa no podía abonarles sus sueldos, por lo que Petróleos de Venezuela (PDVSA) asumió el pago de nómina.

En enero de 2014 la industria produjo 79 kilos de oro, 44% menos que en el año previo y un monto 88% inferior a la producción del primer mes del 2010 de 685 kilos de oro.

Así, Minerven se sumó a las industrias con letargo productivo en Guayana, en el que desde hace años -según se dice- se cuentan las del hierro, aluminio y acero.

A la luz de todo esto, la compañía ha sido intervenida desde junio de 2014. Hasta los momentos ha contado con dos comisiones interventoras diferentes, la última de las cuales se extendió por seis meses adicionales, decretados en Gaceta Oficial N° 40.631 el 31 de mayo del año en curso.

Ninguna delegación ha logrado su objetivo: optimizar la producción del oro para alcanzar los niveles estimados.

Países e instituciones con las mayores reservas de oro. (Crédito: dpa)

Países e instituciones con las mayores reservas de oro. (Crédito: dpa)

El oro y las reservas del BCV

Según la página del Banco Central de Venezuela (BCV), entre 1989 y 1992 el 59% del oro fue repartido entre diferentes bancos de Europa y Estados Unidos, como garantía de pago para acceder a empréstitos de distintos organismos internacionales.

En agosto de 2011, el ex presidente Chávez anunció la repatriación de las 211,35 toneladas de oro que se encontraban en el exterior, las cuales se valoraban en 11.000 millones para la fecha. Su objetivo, afirmó, era “llevarlas a naciones aliadas y sólidas como China, Rusia y Brasil”.

Con respecto a la decisión del ex presidente Chávez, el analista de Moody’s, Patrick Esteruelas, aseveró que “podría ser potencialmente negativa en términos crediticios, en la medida en que el manejo de las reservas es menos transparente”.

Antes de la repatriación, iniciada el 25 de noviembre de 2011 y finalizada el 30 de enero de 2012, el país contaba con reservas de 372,53 toneladas de oro, sumando las que se encontraban en territorio extranjero y venezolano. Actualmente, las reservas descendieron y alcanzan las 368 toneladas, según la agencia de noticias dpa.

La denuncia y declaraciones del oficialista Juan Barreto suben el volúmen de la alarma referente a qué estaría pasando con el preciado metal, más allá de otros señalamientos que hiciera sobre situaciones distintas, presuntamente irregulares, en la estatal petrolera PDVSA.

Amanda Gómez

Fotografía Gettyimages

Comentarios