DOBLE LLAVE – Millones de brasileños votaron este domingo 07 de octubre para elegir a su próximo presidente en las elecciones más polarizadas e inciertas desde que el país sudamericano recuperó la democracia en 1985, debido al auge del populismo.

Más de 147 millones de personas estaban llamadas a las urnas en los comicios más grandes de América Latina. Los centros electorales cerraron un poco después de las 17:00 (20:00 GMT). Los sondeos a boca de urna se esperaban para unos dos horas después, los primeros resultados parciales para la noche.

Lee más: Candidatos presidenciales de Brasil cerraron sus campañas

Claro favorito en un clima de alta polarización es el ultraderechista Jair Bolsonaro, que tenía una popularidad de hasta el 36% en las últimas encuestas debido al descrédito de la clase política y al enfado de muchos brasileños por los escándalos de corrupción de los últimos años.

Segundo marcha el izquierdista Fernando Haddad, discípulo del encarcelado ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, que alcanzaba el 22% de la intención de voto.

Ambos tienen buenas opciones de pasar a una segunda vuelta, pautada para el 28 de octubre. En la recta final, sin embargo, aumentó la tensión por la posibilidad de que Bolsonaro consiga un triunfo en primera vuelta por su constante subida en los últimos sondeos, pese a que hubo al mismo tiempo fuertes protestas en su contra.

Bolsonaro, conocido como “el Donald Trump brasileño” por su discurso populista, alcanzó notoriedad pública por su tono violento y confrontativo, así como por sus insultos contra mujeres, negros y homosexuales. El también diputado desde 1991 propone además liberalizar la tenencia de armas para combatir los altos índices de criminalidad en Brasil.

Por su parte, Haddad se mostró confiado en que habrá una segunda ronda. Eso “es bueno para Brasil. Más tiempo para comparar proyectos”, dijo el ex alcalde de Sao Paulo, de 55 años, antes de votar en la metrópoli más grande del país.

“Hay gente que no quiere segunda vuelta para que no haya comparación”, dijo Haddad a la salida del Sindicato de los Metalúrgicos en la localidad Sao Bernardo do Campo en las afueras de Sao Paulo, tradicional bastión político del PT.

De interés: Bolsonaro encabeza las encuestas de popularidad en Brasil

Haddad fue oficializado como candidato hace menos de un mes, después de que un tribunal electoral inhabilitase para postular a Lula, quien cumple desde abril una pena de 12 años de prisión por corrupción en el marco de la megacausa “Lava Jato” (“Lavado de autos”).

En la “megaelección” serán elegidos además 513 diputados, 53 senadores, los gobernadores de los 27 estados y de la capital, Brasilia, y varios otros cargos regionales.

María Alejandra Guevara

Con información de dpa

Forma parte de nuestra comunidad en Telegram aquí: https://t.me/DobleLlave