0

DOBLE LLAVE – Este viernes, 500 internos de la cárcel Lusignan, ubicada en la capital de Guyana, iniciaron una protesta exigiendo su traslado a una mejor zona de la prisión, que terminó con un intento de incendio del centro de reclusión.

Los presos utilizaron el combustible de un generador del lugar para elaborar y posteriormente arrojar bombas molotov dentro de la cárcel, que cuenta con algunas instalaciones fabricadas en madera. Dada la situación, el cuerpo de bomberos se trasladó al sitio para extinguir el incendio.

Asimismo, durante el incidente uno de los reclusos recibió un disparo en un ojo y resultó ser el único herido registrado en el suceso.

Yisneidy Pérez

Con información de Radio Caracol 

McDonald’s lanza en Japón helado inspirado en Pikachu

Artículo anterior

Hallan cadáveres de jóvenes desaparecidos

Siguiente artículo

Artículos relacionados

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más en Sucesos