0

DOBLE LLAVE – Uruguay se encamina hacia un rumbo histórico en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales que celebrarán este domingo 24 de noviembre, puesto que Luis Lacalle Pou parte como claro favorito, gracias a la alianza que logró tejer en el espacio de las fuerzas políticas de centro-derecha, tras 15 años de gobierno de la coalición izquierdista Frente Amplio (FA).

Unos 2,7 millones de uruguayos están llamados a las urnas para decidir a quién colocan en el Gobierno: a Luis Lacalle Pou y Beatriz Argimón, que compiten por la Presidencia y Vicepresidencia, respectivamente, en nombre del conservador Partido Nacional (PN), o a Daniel Martínez y Graciela Villar, del Frente Amplio.

Más información: Lacalle Pou ganaría las elecciones de Uruguay en segunda vuelta, según un sondeo

Los uruguayos ya se pronunciaron en la primera vuelta del 27 de octubre, en la que dieron la victoria a Martínez (39%), pero no con la holgura suficiente para proclamarse presidente electo, por lo que tendrá que enfrentarse a Lacalle Pou, el segundo más votado (28%).

La victoria del candidato «nacional» se cimentaría principalmente en los votos arañados a los que fueron descartados el 27 de octubre, ya que de acuerdo con la última encuesta de Radar el 98% de los electores del FA y el 96% de los del Partido Nacional repetirán.

De confirmarse los pronósticos de Radar, esta alianza de centro-derecha le catapultaría a la Presidencia de Uruguay, dado que, del 49% que concede a Lacalle Pou, 27 puntos porcentuales procederían de votantes nativos, es decir, del Partido Nacional, y más de 20 de otras formaciones, unos nueve de «colorados», otros tantos de Cabildo Abierto, dos de otros partidos y medio punto del FA.

El fin de una era

Martínez carga sobre sus hombros la responsabilidad de dar otros cinco años de gobierno al FA, tras los diez de Tabaré Vázquez, que gobernó en un primer periodo entre 2005 y 2010, cuando entregó la vara de mando a José Mujica, que presidió el país hasta 2015 para devolverle el cargo a Vázquez, cuyo segundo periodo acabará el 1 de marzo.

En estos quince años, el Frente Amplio sufrió un gran desgaste, debido al estancamiento económico y al aumento de la inseguridad ciudadana, que se ha traducido en la pérdida de apoyo en sectores tradicionales de la izquierda uruguaya. Eso se refleja en la popularidad de Vázquez, que en 2010 cedió el testigo a Mujica con un 62% de popularidad y ahora se despide con un 28%.

Este ingeniero industrial de 62 años inició su militancia en el Partido Socialista con 16 años y fue «in crescendo» hasta convertirse en uno de los fundadores del sindicato ANCAP en la última dictadura militar (1973-1985). Con el regreso de la democracia abandonó la lucha política y se refugió en el sector privado hasta que Vázquez le recuperó para el Ministerio de Energía, desde donde dio el salto al Senado y a la Alcaldía de Montevídeo.

«El Pelado», como se le conoce popularmente por su calvicie, intentará hacer valer ese perfil moderado dentro de la coalición izquierdista para captar votos del centro e incluso del centro-derecha.

De interés: Lacalle Pou, Martínez y Talv son los candidatos a la Presidencia de Uruguay

María Alejandra Guevara

Con información de Agencias

La Costa Azul francesa, en alerta roja por el temporal

Artículo anterior

Robaron Banco Estado de Chile durante las protestas de este #23Nov

Siguiente artículo

Artículos relacionados

Comments

Comments are closed.

Más en Destacadas