DOBLE LLAVE – Este viernes el gobierno holandés y funcionarios venezolanos se reunirán en Aruba para discutir las tensiones entre Caracas y las islas caribeñas controladas por los holandeses donde se desarrollan importantes lazos del comercio venezolano.

“Esperamos que sea una reunión constructiva, y que se tenga como resultado una normalización de las relaciones tan pronto como sea posible”, indicó Argus un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores holandés.

La temporada de fricción entre Caracas y Curazao, Aruba y Binaire desapareció el 5 de enero tras el anuncio del presidente venezolano de un cierre por 72 horas de conexciones aéreas y marítimas, luego de acusar a las islas de contrabandear bienes venezolanos como el oro y coltan. Posteriormente, Caracas dijo que las fronteras permanecerían cerradas de forma indefinida.

La delegación holandesa incluirá al primer ministro de Aruba, Mike Eman, y al embajador de los Países Bajos en Venezuela, Norbert Braakhuis. Mientras que por Venezuela, el Ministerio de Relaciones Exteriores no se ha pronunciado en cuanto a la reunión.

Las tensiones se afincaron en Curazao este jueves cuando un cargamento de crudo venezolano fue confiscado por partes privadas desconocidas en una operación relacionada a la deuda de la empresa venezolana PdV.

PdV alquila la refinería Isla 350,000 b / d en Curazao, bajo un contrato que vece a finales 2018. En Bonaire, posee una instalación de almacenamiento que las autoridades holandesas han advertido cerrar si la compañía venezolana no hace reparaciones urgentes. Por último, en Aruba PdV y su filial estadounidense, Citgo, tienen un contrato de arrendamiento para modernizar la refinería de 280.000 b / d que la firma estadounidense Valero detuvo en 2012.

Angélica Rodríguez.

Con información de EFE y otros medios.

Forma parte de nuestra comunidad en Telegram aquí: https://t.me/DobleLlave