DOBLE LLAVE – En pasado días, el Ejecutivo venezolano anunció una serie de medidas enmarcadas en un Plan de Recuperación Económica, orientado a mejorar las políticas financieras de la nación.

El director de Econométrica, Henkel García señala que tras este anuncio el panorama que prevé para el país no es mucho mejor del que hay actualmente. El especialista resalta que a pesar de que “el plan es ambicioso, es poco creíble”.

El especialista apunta que el Gobierno habla de déficit cero, “pero las medidas fiscales son poco creíbles por el aumento de salario” dado que este incremento “genera una mayor carga fiscal”.

Nuevo panorama salarial

Una de las nuevas medidas anunciadas por el Gobierno es el aumento del salario mínimo de 5.196.000 bolívares fuertes a 1.800 bolívares soberanos.

Para el director de Econométrica, el “aumento de salario es descomunal y puede tener sus fallas, como el hecho de que algunas empresas no tengan como pagar y por ende deban cerrar”.

Asimismo, el especialista apunta a que el compromiso adquirido por el Gobierno de asumir el pago de la nómina pública y privada, siendo esta última por un lapso de tres meses contado a partir del primero de septiembre, no será financiable a través de la recolección de impuestos.

García puntualiza que es probable que el pago de nómina por parte del Gobierno se haga a través de la impresión de dinero, generando una ampliación de la base monetaria y por ende continuando con la hiperinflación en el país.

Te puede interesar: Maduro anunció aumento de salario y del IVA de cara a la reconversión

Anclaje del Bolívar al Petro

Otra de las medidas anunciadas por el Ejecutivo nacional, fue el anclaje del bolívar al Petro, una criptomoneda creada por el Gobierno, el pasado 08 de diciembre de 2017.

Ante esto el García cuenta que anteriormente otros países han usado el esquema del anclaje “para bajar la hiperinflación, pero en dichos contextos había disciplina fiscal”.

Continúa explicando que “un Petro es un barril de petróleo y sería confiable el anclaje si realmente se pudiera canjear por un barril de crudo o su equivalente”; no obstante, los tenedores del Petro sólo tienen como garantía la extracción y refinamiento del crudo en el futuro.

Actualmente Venezuela se enfrenta al embargo de Citgo, las sanciones de Estados Unidos, default selectivo y una bolsa OPED volátil. Ante esto García apunta que la pregunta es “cómo confiar en un Gobierno que incumplió sus obligaciones de pago” y si hay una empresa que asuma la tarea de extraer el crudo que respalda el Petro.

Cuestión de confianza

El analista señala que el plan propuesto por el Gobierno no responde a los parámetros generales de confiabilidad.

“Un plan de reforma económica debe tener ayuda financiera internacional, disciplina fiscal, reforma institucional y un Banco Central de Venezuela (BCV) independiente. Acá no haya nada de eso” puntualiza el director de Econométrica.

Leer también: Benavente: La hiperinflación complica la operatividad de las empresas

Venezuela y el mercado paralelo

En el país “no hay generación de divisas y actualmente en Venezuela muchos productos son importados o las materias primas requeridas para su elaboración se compran en el exterior” esto hace indispensable el uso del divisas explica García.

Sin embargo “lo único oficial para comprar y ofrecer dólares es el Dicom”. Este mecanismo es una restricción y mientras exista habrá un mercado paralelo, añade el especialista.

Asimismo, el experto resalta que a pesar de la reciente derogación de la Ley de Ilícitos Cambiarios, el Ejecutivo no creó un acuerdo cambiario que estableciera el nuevo contexto bajo el cual se realizarían las operaciones con divisas extranjeras.

Cómo mantener la calidad de vida

Ante un contexto hiperinflacionario y donde las medidas económicas pudieran no ser las adecuadas, García señala que “vienen meses difíciles”, dado que “no hay ingreso que llegue al nivel de los precios”.

Lamentablemente el “poder de compra del venezolano es poco” a causa de un “fenómeno de empobrecimiento generalizado” que se va a hacer presente cuando se cobre la segunda quincena del mes de agosto y las personas se enfrenten a la escasez de productos.

De fondo: Kamenar: Hay que resguardarse de la continua devaluación que sufre el dinero

García enfatiza que hay un “pobre poder de compra del salario”, pero que sí existen formas de mantener la calidad de vida del venezolano y estas son: usar el crédito bancario, tratar de mantenerse con los ingresos regulares y comprar moneda dura.

Sin embargo, el experto reconoce que es difícil ahorrar en divisas y señala que otra forma de mantener la calidad de vida es vender dichas monedas extranjeras, los activos o las prendas.

Para el analista la pregunta clave en torno al actual contexto económico y las medidas tomadas por el Ejecutivo es si “¿Venezuela va a acabar con más o con menos productos disponibles? La respuesta a este cuestionamiento es lo que va a indicar el poder de compra de la gente”.

Bárbara Méndez / @barbie_zml

Forma parte de nuestra comunidad en Telegram aquí: https://t.me/DobleLlave