DOBLE LLAVE – Hoy en día, las personas con diabetes son más susceptibles a desarrollar infecciones, causadas por virus, bacterias o parásitos presentes en alimentos. Por ello, deben de tener cuidado con lo que comen, para así evitar enfermedades derivadas de la ingesta de comida contaminada.

Lee más: Presentan nuevo producto venezolano para curar enfermedades de la piel

Ariana Araujo, especialista en Psicología de la salud y creadora del Método Coma (Cambiar Organizadamente la Manera de Alimentos), explicó que el sistema inmunológico de los diabéticos no funciona de forma apropiada cuando sus valores de glicemia en sangre están alterados, por lo que puede no reconocer fácilmente y atacar esos agentes extraños, permitiendo que entren y crezcan en el organismo.

Por tal razón, recomendó algunas técnicas de conservación de alimentos para que su sabor, color, olor y textura, permitirá alargar el tiempo de duración de frutas, vegetales, carne, pollo y pescados consumibles.

Entre ellas, la refrigeración, método que permite reservar productos crudos y cocidos como las arepas, el plátano, pan, astelitos de masa fácil, panquecas, jamón, leche y queso duro o rayado, entre otros, por alrededor de seis meses o más.

“Esto es muy útil, sobre todo en estos momentos de escasez e inflación, porque si compramos un producto hoy y lo conservamos, ganamos tiempo y dinero. Una vez que se cocina el alimento, hay que congelarlo de inmediato”, expresó.

Resaltó la nutricionista que es importante colocar los alimentos en una bolsita o recipiente lo más plano posible para que se congele de manera homogénea o uniforme.

Envasado al vacío otro método de conservación, que consiste en colocar los alimentos dentro de un frasco de vidrio previamente desinfectado con agua muy caliente, durante 10 minutos, al igual que la tapa, sellar y guardar en un espacio no muy
cálido.

“Esta técnica sirve perfectamente para los vegetales, salsas, antipastos, tomates pelados , entre otros, a los cuales se les puede agregar un poquito de aceite y vinagre”, señaló Araujo.

De interés: Científicos estudian un nuevo método para evitar el cáncer de ojo

Lo que no recomienda la nutricionista a las personas con diabetes es la técnica de conservación por deshidratación de frutas, porque lo que se elimina es el agua y no el azúcar. “Tres rebanadas de piña deshidratada tienen una carga importante de glucosa, lo que puede provocar elevaciones de glicemia”.

La especialista en nutrición aconsejó también lavar muy bien las frutas y vegetales, sumergiéndola en agua potable con cloro no jabonoso ni con aroma (1 gota por cada litro) por 10 minutos. “Ni el limón ni el vinagre matan todas las cepas ni bacterias”, acotó.

María Alejandra Guevara

Con información de Nota de Prensa

Consejos que protegen, datos de utilidad, personajes que orientan y más en nuestro canal de Telegram: https://t.me/DobleLlave