¿Cuál es el trasfondo del racionamiento?

Más allá de no tener luz en casa hay problemas que generan otras preocupaciones

 DOBLE LLAVE – Desde el pasado 25 de abril, en Venezuela se lleva a cabo un plan de racionamiento eléctrico para tratar de recuperar o al menos mejorar la grave situación en la que se encuentran los embalses del país, por causa del fenómeno “El Niño” y la falta de mantenimiento a las plantas termoeléctricas.

No obstante, este proyecto, que en un principio representaba una solución, se ha convertido en uno de los principales problemas de los venezolanos, debido a los trasfondos de los que las organizaciones competentes no dan respuesta, tal es el caso de: ascensores, semáforos, daños en los artefactos eléctricos, robos, alumbrado público, por mencionar algunos.

Ante las dudas que se presentan diariamente con respecto a la administración de cargas, la Presidenta del Comité Afectados por Apagones y Concejal de Caracas, Aixa López, profundiza en la necesidad de crear un espacio donde las personas pueden poner la denuncia de los daños que les acarrea toda esta situación.

Por tal motivo, la organización está trabajando en la incorporación de una oficina de Atención al Cliente donde las respuestas a los requerimientos se puedan dar en un plazo de 15 días, “no en dos meses como lo hacen la mayoría”, tal espacio espera poder ayudar a las personas que, por los apagones, están perdiendo equipos domésticos.

“No es verdad que el plan de administración de cargas dura 4 horas” indica López. En distintas zonas del país se presenta este escenario; en el plan de racionamiento eléctrico se especifica que ese es el tiempo diario de corte del suministro “no 5, 6 y 8 horas como pasa en el interior” asegura la presidenta del Comité.

Con respecto a los daños colaterales, se realiza una lista de lo que la mayoría de las personas desconoce como parte de las consecuencias directas de la administración de cargas y de las que López recalca se debía dar la oportuna información.

  • Los ascensores: en los edificios de cuatro pisos en adelante, este es un instrumento esencial, pero en palabras de López “no pensaron en los adultos mayores ni enfermos que no pueden subir escaleras hasta un piso doce“, ya que con las fallas se daña la tarjeta principal del operador y deja de funcionar tarde o temprano, generando un problema adicional al condominio.
  • Semáforos: es algo a lo que las personas realmente no le brindan mucha atención, sin embargo, es importante para el uso vial pertinente. “Han reportado accidentes de tránsito, el tráfico colapsa, la violencia suscita porque las personas se desesperan”, indica López.
  •  Alumbrado público: “las personas tratan de llegar a las seis a su casa, por miedo a la penumbra y a transitar sin luz“, esto por resguardo debido al alto índice de inseguridad. De igual manera, la abogada comenta que la falta de luz en las calles “afecta tanto lo social, económico, recreacional y familiar de las personas”.
  • Daños materiales: “Qué tenemos que responder a alguien que nos llama para decir ¿Quién me paga la licuadora?” indica López, al transmitir el descontento y preocupación que están pasando los venezolanos y que cada día aumenta.

Aixa López y la organización para la cual presta servicios, reciben denuncias por parte de los usuarios que además de perder bienes materiales han dado a conocer que la comida se les está dañando, tal es el caso del señor Luis Gustavo Guevara, habitante de Santa Teresa del Tuy, quien se comunicó para reportar la falla y expresó la molestia que le causó el hecho que luego de durar “ocho horas haciendo colas para comprar carne y pollo a precio regulado” llegó a su casa y el corte de luz se extendió de tal manera que los productos “se le dañaron”, destaca López.

Por tal motivo, la abogada recalca la “importancia que se le debe dar a la Ley de protección al consumidor y usuario”, y lo fundamental que es el conocimiento que las personas tengan de la misma. Entre los planes próximos del Comité Afectados por Apagones, está un viaje de inspección a Bolívar y Anzoátegui, de donde han recibido la mayoría de las denuncias desde el día en que empezó el racionamiento.

En la galería podrán observar dos esquemas de datos estadísticos realizados por el Comité en el año 2015 y el primer trimestre de 2016, donde revelan que los estados con mayores incidentes en este año son Amazonas, Anzoátegui y Zulia. Cabe destacar que el mes de abril y lo que va de mayo no están incluidos en el recuadro, por lo que “antes de implementar el plan de administración de cargas legalmente, ya habían apagones”, agrega López.

Así mismo, es importante recalcar que hay estados que tienen incidentes más altos a los gráficos pero que no los reportan al Comité.

Angélica Rodríguez.