DOBLE LLAVE – Cada vez surgen más ideas y proyectos que buscan preservar los recursos naturales del planeta Tierra. Una de ellas es el plan desarrollado por James Longcroft, un químico escocés que ha creado una botella que se descompone en el agua en tres semanas.

De interés: iPhone ofrecerá a sus clientes nuevo cargador rápido

Se trata de un envase de papel, el cual está cubierto por un material impermeable. Aunque su autor no ha querido revelar parte de los compuestos de su proyecto, asegura que no son dañinos para la naturaleza.

Según el químico, la botella se autodegrada en el periodo de tres semanas y que los compuestos podrían ser comidos por las criaturas marinas sin hacerles daño a su salud.

David Carrasquel

Con información de Quo

Forma parte de nuestra comunidad en Telegram aquí: https://t.me/DobleLlave