DOBLE LLAVE – A lo largo del siglo XIX tuvo lugar el nacimiento de la ideología socialista y con ello se dio pie a la creación de un sistema político que de acuerdo a la óptica de algunos analistas y estudiosos de la política, ha fracasado en cada ocasión que ha sido puesto en práctica, sin importar en cual continente o época haya tenido lugar.

En el marco de una conferencia organizada por el Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad (CEDICE Libertad), la licenciada en Relaciones Internacionales, Máster en Políticas Públicas, investigadora en la Fundación Libertad y asesora en el Senado de la Nación Argentina, Antonella Marty, dijo que “el socialismo se aprovecha de la neolengua, se apropia de los conceptos según su conveniencia, para lograr una manipulación del lenguaje”.

La ahora especialista, quien fuese pasante -años atrás- en Cedice Libertad, señala que esta doctrina política se propone la creación de “un hombre nuevo”, en esa búsqueda se establece la figura de un caudillo que tiene control sobre la realidad, se emplea una sustitución del Estado de Derecho por un “estado de bienestar” para los que tienen el poder y se usa el miedo como mecanismo de control social.

“La ideología del marxismo va en contra de la misma naturaleza. Al proponer la creación de un hombre está atentando contra la propia naturaleza humana”, opina la internacionalista.

Marty enfatiza que los líderes políticos que se afianzan en el socialismo “usan el poder como una forma de negocio”, se amparan en el “proteccionismo para resguardarse entre ellos y se escudan en la presencia de algún enemigo a quien culpar de las cosas malas de su gestión”.

Esta forma de operar causa daños a la sociedad al someterla al desvalijamiento del libre mercado y por ende estimula una sociedad donde no hay calidad de vida, dado que los controles de precios, la escasez y la inflación se convierten en protagonistas del día a día, agregó.

Continuos daños a la economía

La asesora del Senado de la Nación Argentina advierte que el “modus operandi del socialismo” implica la constante emisión de moneda, que a su vez genera inflación, acompañada de una fuerte presión tributaria.

Así mismo subraya que la emisión de dinero sólo genera inflación y al final los billetes “terminan siendo papelitos que no sirven para nada”. Por su parte, la presión tributaria se traduce en un “atentado al incentivo” donde los impuestos altos parecen ser un castigo al éxito.

“Cuando estos gobiernos gastan o invierten dinero, no es del Estado, es de las personas, los propios contribuyentes. La gente”, exclamó.

Marty se muestra convencida de que en los gobiernos socialistas “el Estado no genera riqueza, sino gastos”. Sumado a ello, este sistema político no permite “salir de la pobreza, al contrario, es una máquina de pobreza”.

A pesar del mimetismo que desarrollan los socialistas, la experta señala que hay formas de identificar a estos líderes políticos, siendo la principal premisa escuchar su discurso. Al prestar atención a las palabras que son dichas se pueden identificar las propuestas y rasgos que caracterizan a los creyentes en este sistema político y social, concluyó.

Bárbara Méndez / @barbie_zml

Forma parte de nuestra comunidad en Telegram aquí: https://t.me/DobleLlave