Los jóvenes, en su mayoría menores de edad, han conseguido tumbar provisionalmente una reforma educacional
0

Centenares de estudiantes han sido los principales protagonistas políticos de las últimas semanas en el Estado de São Paulo, en el sudeste de . Los jóvenes, en su mayoría menores de edad, han conseguido tumbar este viernes provisionalmente una reforma educacional del Gobierno del Estado, que preveía el cierre de escuelas.

Lo han hecho valiéndose de protestas callejeras pacíficas —reprimidas de manera violenta por la Policía Militar— y ocupaciones de 200 centros de enseñanza. El intento fallido de reforma ha echado por tierra la popularidad del gobernador Geraldo Alckmin, del liberal Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB).

Todo empezó cuando la Secretaría de Educación anunció en septiembre la “reordenación” de la educación pública estatal. La enseñanza básica en Brasil está dividida en tres ciclos —el fundamental 1, el fundamental 2 y el medio— y el proyecto prevé, en resumen, que los centros no los mezclen y se centren en uno específico para mejorar la calidad pedagógica. Pero también se anunciaba el cierre de 92 centros. La red estatal ha perdido, entre 1998 y 2015, dos millones de alumnos, ya que muchas familias han trasladado sus hijos a centros privados, entre otros motivos.

En un país en el que los políticos anuncian, en todas las elecciones, la construcción de nuevos colegios para mejorar la débil educación pública, el anuncio del cierre desató la ira de estudiantes y familias. Además, el Gobierno no ha aclarado las supuestas ventajas de su plan, ya que muchas escuelas están superpobladas. La red del Estado tiene 5.147 centros y cuatro millones de alumnos. Con los cambios, 311.000 serían trasladados a otras escuelas, muchas de ellas lejos de sus casas.

Los jóvenes, la mayoría de entre 12 y 17 años, respondieron ocupando sus colegios, organizando ellos mismos las clases, las actividades, la limpieza y la gestión de sus centros. La estrategia del Gobierno no tuvo éxito. Varias protestas se producían al mismo tiempo y los estudiantes, aunque asustados por la represión de la policía, volvían a unirse de nuevo en otro lugar a lo largo del día. Los grupos se movían rápido, a pie o en metro. Todos los días. No cedían.

Agotado, el gobernador finalmente ha cancelado provisionalmente este viernes su plan educacional y ha asegurado que va a debatirlo con todas las escuelas, alumnos y, sobre todo, las familias. El secretario de Educación también ha anunciado su dimisión. Ni siquiera la crisis del agua había sido capaz de tumbar a un alto cargo del Gobierno. Por ahora, los alumnos han triunfado.

KYL

Con información de El País.

Fotografía Carlos Villalba.

Porsche creará carro eléctrico

Artículo anterior

Robots podrían ser fuerza laboral de Japón

Siguiente artículo

Comments

Comments are closed.

Más en Destacadas