Es un órgano blando en su totalidad, que hasta ahora funciona durante media hora



DOBLE LLAVE – En búsqueda de ayudar a las personas que padecen enfermedades cardíacas, un grupo de científicos suizos, imprimió en 3D un corazón de una pieza, blando en su totalidad, que hasta ahora funciona durante media hora.

El órgano fue fabricado sin materiales metálicos ni plásticos y cuenta con un mecanismo de bombeo real logrado con ventrículos de silicona. También tiene la ventaja de que los mecanismos internos tienen que encajar, excepto en los puertos de entrada y salida de la sangre, porque fue impreso en una sola pieza.

Sin embargo, este proyecto es todavía un prototipo y no está creado, por el momento, para la implantación real, por lo que los materiales que utilizaron no duran más que unas miles de pulsaciones, aproximadamente media hora.

Pero el plan, obviamente, pasa por ir actualizando el organismo hasta que pueda ser trasplantado.

Con información de pcworld

Comentarios