La decisión fue tomada como una medida de prevención para evitar la remergencia de epidemias



DOBLE LLAVE A partir del próximo primero de enero, Francia elevará de tres a once el número de vacunas obligatorias para contrarrestar los efectos a la resistencia de los padres ante esta política de salud.

“15% de los niños no vacunados ponen en peligro a los otros y favorecen la remergencia de epidemias”, indicó.

La decisión del Gobierno la dio a conocer el pasado jueves la ministra de sanidad, Agnés Buzyn, quien indicó que esta medida forma parte de una estrategia de prevención “para proteger al resto de la población”.

Solo tres vacunas infantiles eran obligatorias en Francia: contra la difteria, el tétanos y la poliomielitis, sumándose con el nuevo decreto la tosferina, sarampión, paperas, rubéola, hepatitis B, meningitis, neumococo, y meningococo C.

Esta nueva medida levantó protestas por parte la población en desacuerdo a la vacunación en el país.

La ley francesa estima hasta seis meses de prisión y la multa de 3.750 euros, a los padres recalcitrantes. Sin embargo, la ministra de salud, informó que una nueva cláusula  de excepción sería establecida para aquellos progenitores que estén en total desacuerdo.

Evany Sandoval.

Con información de AFP y de otros medios.

Comentarios