DOBLE LLAVE – En el municipio de Cubará en Colombia, se registró un atentado con explosivos contra un oleoducto en el noreste del país suramericano lo que ocasionó una emergencia ambiental por el derrame de petróleo en un río, informaron autoridades del departamento de Norte de Santander, fronterizo con Venezuela.

Se conoció que el hecho fue cometido el sábado 10 de noviembre por presuntos guerrilleros del Ejército de Liberación Nacional (ELN) contra un oleoducto que transporta crudo desde el pozo de Caño Limón (este) hacia el puerto caribeño de Coveñas (norte).

De interés: Ataque del ELN dejó seis personas heridas

Según el alcalde del municipio de Toledo, Jairo Castellanos, el atentado tuvo lugar en una zona rural de esa población de Norte de Santander, tras lo cual una cantidad indeterminada de crudo contaminó los ríos Cubogón y Arauca.

El derrame de crudo se convierte en un potencial peligro para el sistema de acueducto de los municipios de Arauca y Arauquita, que toman el agua de esos ríos, dijo el alcalde.

“Nos imaginamos que Ecopetrol (la empresa petrolera estatal) ya empezó el proceso de descontaminación que impida el corte de agua para las familias de estas dos localidades”, dijo Castellanos a la cadena de radio RCN.

Por su parte, el presidente colombiano, Iván Duque, repudió los ataques del ELN en los últimos días e insistió en que su Gobierno no negociará con ese grupo mientras sigan las acciones violentas.

Además, Duque pidió la colaboración de la comunidad internacional para que se cumpla una orden de captura emitida por la Interpol en contra del máximo líder del ELN, Nicolás Rodríguez, alias “Gabino”.

“El ELN ha hecho ataques terroristas cobardes, afectando a la población civil. Ha apelado al secuestro, ha quemado vehículos y ahora apela al ataque del oleoducto produciendo ecocidios, se está sacrificando el medio ambiente colombiano”, afirmó Duque.

La ofensiva se produce en medio de la suspensión del proceso de paz entre el Gobierno y el ELN. Las negociaciones con el expresidente Juan Manuel Santos empezaron en febrero de 2017 en Quito y a comienzos de este año fueron trasladadas a La Habana. Sin embargo, las conversaciones fueron suspendidas por Duque, que inició su Gobierno en agosto, quien condicionó su continuación al cese de las acciones bélicas y la liberación de todas las personas que el ELN tiene secuestradas.

María Alejandra Guevara

Con información de dpa

¿Deseas tener más informaciones de prevención y resguardo? Únete a nuestro canal en Telegram https://t.me/DobleLlave