DOBLE LLAVE –  El uso de las redes sociales en la actualidad se ha vuelto un pasa tiempo común donde los internautas comparten a diario fotos con sus seguidores, sin embargo el uso excesivo de selfies puede ser un factor determinante para sufrir de dismorfia corporal, según anuncia la Universidad de Boston.

De interés: Empresa automotriz prohíbe uso de WhatsApp y Snapchat

De acuerdo a un análisis presentado por esta casa de estudio y que fue publicado en la revista de cirugía plástica Jama, confirmó que las personas están propensas a padecer este tipo de trastorno si son adictos a los selfies, ya que la “dismorfia” genera la excesiva preocupación de la apariencia, generando así un estado de obsesión sobre su figura.

Los autores  del estudio señalan cómo los filtros de Instagram y Snapchat están cambiando las percepciones de belleza que tienen la gente alrededor del mundo. Es por este motivo que los especialistas  catalogan la enfermedad como “Dismorfia Snapchat“, siendo la principal  causa que motiva en estos tiempos a la gente a someterse a cirugías plásticas.  En el reporte también agregan que las personas se sienten satisfechas al tener una “mejor imagen” en sus redes sociales.

Por su parte, American Academy of Facial Plastic and Reconstructive Surgery arrojó que en 2017 un 55% de los cirujanos afirmaron que que los procedimientos de sus pacientes se debían a las selfies. Tal resultado resalta ante un 42% obtenido en el año anterior.

Daniela Veracierta/@danielabeautifu

Con información de Fayer Wayer

Forma parte de nuestra comunidad en Telegram aquí: https://t.me/DobleLlave