Para evitar que los espías accedan a la cámara se recomienda utilizar contraseñas seguras, apagar primero la conexión wifi y después el equipo



Tal parece que algunos aparatos electrónicos no son tan seguros como indican y, a propósito de esta premisa, expertos advierten lo que podrían hacer los criminales.

La empresa de seguridad Pentest Partners demostró que hay posibilidad de tomar control de las contraseñas para las cámaras GoPro y espiar a sus propios usuarios.

En el ejercicio, los expertos accedieron a una cámara modelo Hero4 que, aparentemente, estaba apagada, lograron observar y escuchar lo que decía el usuario, así como ver y borrar los videos almacenados.

Es necesario que los que poseen estos equipos sepan que darle al botón de “apagar” no evita que alguien pueda acceder al dispositivo de manera inalámbrica.

Al hackear la Hero4 los especialistas en seguridad aprovecharon, por un lado, el hecho de que muchos usuarios utilizan contraseñas muy simples, que pueden ser adivinadas en cuestión de segundos con un programa especializado.

Y por otro, el hecho de que las GoPro están configuradas de tal manera que una conexión inalámbrica o wifi puede quedar encendida sin que el usuario lo sepa.

Ken Munro, uno de los socios de la empresa de seguridad, logró “despertar” al aparato, apagar la luz de grabación y retransmitir en su propio celular lo que la Hero4 capturaba mientras estaba aparentemente apagada.

Para tomar el control de la cámara un criminal tendría primero que adivinar la clave de la red wifi, que determina el propio usuario cuando conecta la cámara a un dispositivo móvil, como su teléfono.

El equipo de Munro lo logró en menos de un minuto utilizando un programa gratuito que está disponible en internet, el cual prueba miles de posibles contraseñas por segundo, utilizando un diccionario o lista de los 30 millones de palabras más utilizadas.

Una vez que el criminal ya tiene acceso a la conexión wifi de la GoPro, puede controlarla a distancia sigilosamente: retransmitir las imágenes tomadas por la cámara a través de un celular, apagando los sonidos y luces que normalmente sirven de alerta si el equipo está en uso.

DS

Con información de Contrapunto.

Fotografía Gettyimages.

Comentarios