DOBLE LLAVE – La abogada y defensora de los Derechos Humanos, Rocío San Miguel, aseguró que existe descontento dentro de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), y que muchos castrenses parecen no querer “inmolarse” con la gestión del presidente Nicolás Maduro.

Durante una entrevista a un medio internacional, la presidente de Control Ciudadano para la Seguridad, la Defensa y la Fuerza Armada Nacional, una Organización No Gubernamental (ONG), detalló que aproximadamente 80 militares han sido detenidos por la Dirección de Contrainteligencia Militar (Dgcim), y recluidos en la cárcel de Ramo Verde y las secciones militares de la Pica y Santa Ana, por presunta conspiración contra el Gobierno de Maduro. 

San Miguel aseveró que el fracaso de las políticas económicas del jefe de Estado también afecta los cuarteles, mientras que el principal descontento de la casta militar, es decir, los altos mandos, se debe a los efectos de las sanciones internacionales y las denuncias que han sido introducidas ante la Corte Penal Internacional (CPI), por los hechos de violencia registrados durante el 2017.

Además, la abogada aseguró que los incentivos otorgados por Maduro a la alta casta militar ya no son tan atractivos. Además, solo un pequeño grupo de castrenses con jerarquía forman parte de las empresas del Estado, incluyendo Petróleos de Venezuela (Pdvsa), por lo que no todos se lucran.

“A pesar que el 47% de los ministerios son de los militares, muchos de ellos dirigen despachos sin recursos. Solo los elegidos se disputan los pocos recursos que van quedando en el país”, dijo.

La abogada sentenció que el mayor peligro que afronta el Gobierno de Maduro es la Fuerza Armada Nacional chavista, al tiempo detalló que la pasividad en los cuarteles se debe a que no hay una alternativa real de poder a quien puedan seguir, pues, a su juicio, los militares “solo se han movido cuando hay una”.

Evany Sandoval.

Con información de ABC.

Forma parte de nuestra comunidad en Telegram aquí: https://t.me/DobleLlave