Los usuarios llevan aproximadamente tres días para comprar los boletos a precios regulados de la Misión Transporte



DOBLE LLAVE – En el terminal de La Bandera, en Caracas, desde hace tres días más de 40 personas esperan ubicadas en el piso o sobre sus equipajes, poder abordar una unidad de la Misión Transporte que los traslade hacia otros estados del país, uno de ellos Táchira. 

Pasajeros aseguran que llevan días pernoctando en el terminal, mientras que las autoridades del lugar no les dan certeza si podrán abordar un autobús que los lleve a sus destinos, al tiempo que alegan que impera el desorden.

Algunos denuncian que hay quienes se anotan en una lista para adquirir los boletos y luego revenderlos con sobreprecio.

La presunta causa de la ausencia de las unidades de transporte en el terminal se debe a los altos costos del pasaje de las líneas privadas, según los usuarios, mientras que los vehículos de la Misión Transporte cotizan tarifas subsidiadas entre los 22 mil y 38 mil bolívares, siendo Boconó el destino más económico, y San Cristóbal el más costoso.

Usuarios que llevan días en el terminal aseguran que el pasaje para San Cristóbal de las líneas privadas se ubica en los 350 mil bolívares; para Barquisimeto en 120 mil; y para Maracaibo en 250 mil. Además de los precios elevados, la escasez de efectivo y la ausencia de los puntos de venta en las taquillas de las líneas de transporte limitan la adquisición de los pasajes.

Por otra parte, en el terminal de Oriente, cotizan los boletos entre 100 mil para Puerto la Cruz, y 400 mil para Santa Elena, siendo este el destino más lejano, mientras que los de las unidades Sitssa, con precios subsidiados, se ubican entre 16 mil y 23 mil bolívares, por lo que los usuarios también han tenido que pernoctar en este terminal para poder tener acceso a estos boletos a precios accesibles. 

Evany Sandoval.

Con información de Descifrado. 

Forma parte de nuestra comunidad en Telegram aquí: https://t.me/DobleLlave

Comentarios