Uso terapéutico del Botox aporta beneficios a los pacientes con bruxismo
0

DOBLE LLAVE – A la par de las calamidades o dificultades que afectan al mundo, la ciencia avanza y continúa perfeccionado el uso de sus descubrimientos, para ponerlos al servicio de la calidad de vida de las personas. En la actualidad cuando escuchamos la palabra “Botox” la asociamos exclusivamente con estética, limitando su empleo solo como terapia de rejuvenecimiento; siendo esto un mito, en realidad hoy en día se aplica en muchos procedimientos de la medicina con otros fines concretos y funcionales.

En esta conversación y entrevista, la doctora Eilyn Betancourt, integrante del equipo de LaplanaBologna, en representación de este centro odontológico nos amplió información, aclaró dudas y profundizó sobre el tema del uso terapéutico del Botox y sus beneficios o ventajas, como alternativa de tratamiento para los pacientes en odontología, en especial aquellos diagnosticados de bruxismo.

Dra. Elilyn Betancourt - LaplanaBologna

Dra. Eilyn Betancourt, integrante de LaplanaBologna, centro de referencia internacional

El verdadero nombre de esta sustancia es tóxina botulínica (popularmente conocida como Botox, por ser la marca comercial más popularizada en muchos países). Se trata de una neurotóxina elaborada por una bacteria denominada Clostridium Botulinum.

“Su uso terapéutico fue realizado por primera vez en 1970, con la autorización de la FDA (Administración de Medicamentos y Alimentos en USA) para tratar estrabismo y blefaroespasmos en pacientes mayores de 12 años. Y es a partir de 1994 que se comienza aplicar en medicina estética” comparte Betancourt.

Y agrega a su explicación preliminar, que el mecanismo de acción de esta tóxina es el bloqueo de la transmisión periférica a nivel muscular, muy cercana a la liberación de Acetilcolina (precisamente, neurotransmisora de los impulsos nerviosos); esto quiere decir, en pocas palabras que, el Botox inhibe la liberación de sustancias químicas que producen la contracción muscular.

Fue de gran avance su descubrimiento y uso terapéutico, ya que ha podido solventar problemas relacionados en el área de oftalmología, neurología, fisioterapia y rehabilitación, entre otras especialidades a las que respondemos los profesionales de la salud

Eilyn Betancourt comenta que, en odontología orofacial y protésica, el Botox es uno de los tratamientos de elección ya que nos ayuda a tratar ciertas patologías y además nos sirve para finalizar la armonización facial del paciente, posterior a una rehabilitación de su dentadura.

Diversos estudios durante años han concluido que la toxina es un tratamiento alternativo en odontología, acota la integrante del equipo de LapalanaBologna, para tratar:

El bruxismo; apretamiento o rechinamiento de los dientes, que es una patología de origen multifactorial ejecutada de forma inconsciente.

La hipertrofia del músculo masetero; una patología benigna que se manifiesta en la apariencia facial del paciente, donde podemos observar aumento de volumen de los músculos cercanos al ángulo de la mandíbula, los cuales aumentan o exageran una forma cuadrada de la cara.

Las mialgias masticatorias; dolores en la articulación temporomandibular que se reflejan al momento de masticar alimentos.

E inmediatamente luego de la colocación de implantes dentales; para disminuir excesivas cargas masticatorias durante el proceso de oseointegración, es decir, el anclaje hueso/implante y lograr un progreso más estable durante esta fase del tratamiento.

Alternativa de tratamiento para el bruxismo con tóxina botulínica

“Como ya se ha he dicho en entrevistas anteriores, conocemos el acto de rechinar los dientes de forma inconsciente con el nombre de bruxismo. Las causas están ligadas a estrés, ansiedad, trastornos del sueño, así como a la malposición dentaria y malengranaje de los dientes o mordida“.

Estudios indican que aproximadamente entre un 5 y un 20 % de la población presenta bruxismo habitual, aunque los exámenes bucales rutinarios reflejan que hasta el 80% de los adultos muestran signos y síntomas. Lo normal es que, a lo largo de 24 horas, se apriete la dentadura de cuatro a diez minutos en total; una persona con bruxismo puede hacerlo durante cuatro horas, especialmente por la noche, cuando es más difícil de controlar.

El bruxismo produce desgaste dental progresivo, degradando la calidad de vida del paciente, pues afecta la función masticatoria y compromete significativamente la estética del paciente, expresa la doctora Betancourt.

“Desde el punto de vista de sus molestias, el bruxismo acarrea dolor de músculos faciales, cefaleas, dolor de oído y aumento de volumen en músculos de la cara dando como resultado asimetrías faciales“.

El bruxismo desgasta progresivamente la dentadura y degrada la calidad de vida

Para la odontóloga, todo va a depender del estudio que se haga de la persona y del diagnóstico que obtengamos, pues existen diversos tratamientos. En primera instancia se debe pensar en estabilizar al paciente de manera funcional, un paciente que presente una mordida no balanceada puede traer consigo más afecciones.

“Las férulas nocturnas son el recurso idóneo para combatir movimientos involuntarios, éstas están diseñadas para proteger los dientes y bajar la intensidad de ciertas molestias, desprogramando la mordida durante la noche. Aunque resultan eficaces, tienen la desventaja de requerir aceptación y adaptación por parte de las personas, ya que para algunas pueden ser incomodas a la hora de conciliar el sueño”.

Y la opción de utilizar medicamentos como los relajantes musculares, no es recomendable en todos los pacientes ni se debe extender su ingesta por períodos prolongados, añade.

En qué consiste esta terapéutica complementaria

“Esto nos lleva a buscar un tratamiento complementario que ofrecerle, luego de la evaluación y el diagnóstico. Allí es donde surge como alternativa la toxina botulínica, un recurso terapéutico que aplica y se recomienda para un creciente número de dolencias, en especial las de tipo neuromuscular, como lo es el bruxismo”.

El Bótox como relajante muscular de larga duración, aporta resultados inmediatos en su tratamiento, distendiendo los músculos masticadores afectados. Como todo fármaco, puede tener algunos efectos secundarios sobre los músculos inyectados que, en todo caso, suelen ser leves y desaparecen en poco tiempo.

Su aplicación es ambulatoria con pequeñas inyecciones en los músculos motores de la mandíbula. Esto reduce las contracciones involuntarias, pero sin afectar en absoluto la capacidad de masticar. Aproximadamente 72 horas después, el paciente ya nota sus favorables efectos, los cuales pueden prolongarse entre cuatro y seis meses después de la sesión

Lo que sin duda es una enorme ventaja para usarlo como complemento de otros tratamientos para el bruxismo, cómo las citadas férulas nocturnas, que requieren compromiso por parte del paciente para su uso diario; indica la odontóloga Eilyn Betancourt.

Foto referencial - Bienestar odontológicoEn LaplanaBologna realizamos efectivas y eficientes rehabilitaciones dentofaciales, siempre llevando al paciente a una evaluación completa previa que involucra todas las áreas anatómicas cercanas a la cavidad bucal, realizando un correcto diagnóstico y así finalizando con un tratamiento idóneo en cada caso; concluyó.

De interés: El nuevo coronavirus 2019-nCOV y la atención a los pacientes dentales

 

Tomado y con información de entrevista en El Sumario

 

https://twitter.com/opsoms/status/1243961049113448448?s=20

 

Venezuela arribó a 129 casos de COVID-19

Artículo anterior

ELN detendrá las hostilidades por la pandemia

Siguiente artículo

Comments

Comments are closed.

Más en Destacadas