0

DOBLE LLAVE – Las autoridades de Trinidad y Tobago, como país, siguen de cerca este lunes 19 de octubre el posible derrame de crudo de un buque de la petrolera estatal PDVSA varado en el golfo de Paria, frontera entre esa nación y el estado Sucre, lo que podría causar un desastre medioambiental.

El Ejecutivo trinitario no descuida la evolución de la situación del Nabarima, una unidad flotante de almacenamiento de crudo, que según medios regionales, contiene más de un millón de barriles de petróleo y está inclinada.

Asimismo, el estado en el que se encuentra el Nabarima no es nuevo, pero el riesgo inminente del buque despertó todas las alarmas.

La embarcación, que es propiedad de PDVSA, habría sido abandonada con cerca de su capacidad máxima de transporte cuando Estados Unidos impuso por vez última sanciones al gobierno de Venezuela.

Por otra parte, la Federación Unitaria de Trabajadores Petroleros de Venezuela ya denunció la situación del Nabarima, apoyada por imágenes en las que se podía ver las condiciones deterioradas del barco.

Funcionarios venezolanos civiles y militares inspeccionaron el Nabarima para realizar un levantamiento informativo oficial de la situación

Además, el grupo de Trinidad y Tobago de defensa de pescadores y amigos del mar denunció este fin de semana el riesgo para la seguridad ambiental de la zona.

Adicionalmente, el gobierno del mandatario Nicolás Maduro envió este fin de semana varias embarcaciones así como a funcionarios civiles y militares para inspeccionar el Nabarima y realizar un levantamiento informativo oficial de la situación.

Quizás sea de su interés: Polonia informó su récord diario de víctimas mortales por COVID-19

 

Gabriela Morales

Con información de Agencia Efe y medios internacionales

 

Abren investigación contra Vizcarra por delitos de corrupción

Artículo anterior

EE.UU. y Brasil estrechan lazos con la firma de acuerdos de inversión

Siguiente artículo

Comments

Comments are closed.

Más en Destacadas