Se sugiere no usar la misma ruta todos los días cuando vamos al trabajo o a la universidad y ser precavido al atender llamadas de números desconocidos
0

Arrancó el año 2016. Luego de saludar muy cordialmente a nuestros lectores y desearles mucha salud y éxitos en el período que comienza, entremos en materia.

El período anterior cerró a toda velocidad; elecciones parlamentarias, fiestas decembrinas, escasez de productos, alto costo de la vida y un largo etcétera pero, para el ciudadano común, ese que probablemente vive de un sueldo o de la suma de varios sueldos en casa, la seguridad sigue teniendo un lugar importante en su día a día. Veamos.

Consultamos en el diccionario de la Real Academia Española (RAE) la definición de dos conceptos; seguridad ciudadana: la cual es una “situación de tranquilidad pública y de libre ejercicio de los derechos individuales cuya protección efectiva se encomienda a las fuerzas del orden público”; y el de seguridad social: conocido como un “sistema de prestaciones de carácter económico o asistencial, que atiende necesidades determinadas de la población como las de enfermedad o desempleo”. Al respecto vamos a compartir con ustedes nuestras opiniones.

En primer lugar, dado que la seguridad ciudadana en nuestro país deja mucho que desear, es importante escuchar las recomendaciones que ofrecen los expertos acerca del cuidado y prevención personal y familiar. No usar la misma ruta todos los días cuando vamos al trabajo o a la universidad; ser precavidos al atender llamadas de números desconocidos; entrenar a niños y adolescentes en torno a cómo contestar llamadas en casa y qué información suministrar; pedir referencias a quienes aspiramos contratar como servicios generales en nuestro hogar u oficina; tomar previsiones al usar cajeros automáticos y crear estrategias familiares para regresar a casa, especialmente si se trata de horarios nocturnos. No está demás afinar el presupuesto y evaluar la adquisición de una póliza que ampare nuestra casa, apartamento o empresa. Sus costos son accesibles y se financian.

Si de lo que se trata es de reforzar nuestra seguridad social, ya hemos insistido, en escritos anteriores, en que una póliza de salud protege al presupuesto familiar ante situaciones inesperadas –como un accidente o enfermedad– que requieran hospitalización o cirugía, pero también lo es para una pareja joven que planifica el crecimiento de la familia. Las pólizas de vida son muy útiles para los padres jóvenes que no solo se preocupan por su retiro sino que lo deberían planificar con suficiente antelación. Los mismos deberían ser combinados con un plan de ahorro en moneda fuerte a fin de combatir de esa manera la inflación.

Para finalizar, les comento que soy optimista y a pesar de los pronósticos, sospecho que éste año será provechoso a pesar de las dificultades. Con ese pensamiento les dejo, agradeciéndoles infinitamente la lectura que han dispensado a estas, las primeras líneas del año que recién comienza. ¡Feliz 2016!

Especial para Doble Llave.

Joaquín Valenzuela

Corredor de Seguros SAA No. CS – 8022 / segurosvalenzuela@gmail.com.

Fotografía Gettyimages.

Japón atrapará ladrones fácilmente

Artículo anterior

Aeropuerto de Qatar patrocina al Bayern

Siguiente artículo

Comments

Comments are closed.

Más en Destacadas