Le ley hace de las suyas
0

DOBLE LLAVE –  En el año 2014 el periodista argentino Daniel Pardo, realizó un extenso reportaje para BBC Mundo acerca de la vida nocturna en la ciudad de Caracas. En aquel escrito dio a entender que la inseguridad o “los bares de mala muerte” eran lo único que estaba en pie para aquel entonces.

Para nuestro tiempo esto no ha cambiado, son muy pocos los bares, locales nocturnos o discotecas caraqueñas que han podido sobrevivir a la fuerte situación del país, ya que muchas han cerrado por problemas económicos o porque los  jóvenes prefieren no arriesgarse a salir.

Holic, El Molino Rojo, Marbella Discoteque, La Quinta Bar y Samoa son algunos de los sitios nocturnos que se mantienen en la capital pero que al pasar los años menos gente se atreve a ir.

“Actualmente casi no hay vida nocturna en Caracas, ya no hay variedad de locales” asegura Andrea García, estudiante de Comunicación Social de 20 años y participante activa de las fiestas nocturnas de la capital, “yo salgo a Las Mercedes que me parece dentro de lo que cabe una de las zonas más seguras para salir de noche y antes había muchísimos más locales, ahora hay muy pocos” dijo García.

La joven también afirma que actualmente muchas personas jóvenes (incluyendo ella) han preferido quedarse en sus casas haciendo reuniones con sus amigos.

Por otro lado, Verónica Pinies, vendedora de pólizas de seguros  de 23 años y ex rumbera, asegura que comenzó a ir a locales nocturnos a los 17 años de edad y sostuvo que la seguridad para aquella época era “más activa”, aunque manifestó que había peligros, “el tema de seguridad en los locales era muchísimo mejor, pero aún así había gente que entraba con armas blancas y otros objetos extraños”.

“La inseguridad fue una de las razones por las que decidí abandonar las fiestas nocturnas y también los altos precios, ya que la situación de nuestro país no está para gastar en eso”, alegó Pinies.

El abogado y experto en criminología, Rolando Molina, afirmó que algo que ha afectado a las fiestas son las sustancias ilícitas y a su vez que las rumbas en los locales no están bien planeadas.

“Son muchos los factores en los que se ve envuelto un adolescente o adulto joven a la hora de ir a una fiesta o locales nocturnos. Ya sean las drogas o la mala seguridad de un lugar, son factores que influye para que personas no deseadas entren a las discotecas”, aseguró Molina.

También dice que muchos locales cierran por la acumulación de multas o porque no son capaces de cumplir las reglas de los organismos públicos. “Varias discotecas no acatan las normas es por eso es que cierran o en muchas ocasiones no tienen dinero para pagar las infracciones”.

Precaución fuera y dentro de la casa

El criminólogo mantiene que una de las claves para rumbear seguro es que los padres siempre  deben hablar con sus hijos acerca de las sustancias ilícitas que se encuentran en las fiestas, “siempre es bueno hablar con nuestros hijos, ya que si conversamos con ellos regularmente están menos propensos a usar drogas o emborracharse”.

Asegura que los padres son la mejor herramienta de prevención a la hora de ir a una fiesta y siempre es bueno estar en contacto con ellos, “hay que ver con quiénes se relacionan nuestros hijos, ver si planean ir a una rumba, y si lo hacen, investigar con quién y conocer a los padres de sus amigos”.

Por último dio varios consejos para ir a una rumba con prudencia, los cuales son:

  • Si eres padre lo mejor es estar pendiente a la fiesta o local que van tus hijos. Trata de obtener el número telefónico y la dirección del lugar.
  • Si conoces a los padres de la casa en donde tu hijo irá a rumbear, lo mejor es estar en constante comunicación con ellos y verificar si son personas de confianza.
  • Hablar con nuestros hijos acerca de los peligros que pueden presentarse dentro de una casa ajena o una discoteca es siempre bueno, ya sea por sustancias ilícitas o drogas.
  • Siempre verificar o estar al tanto de que nuestro hijo tenga cómo ir a la fiesta y volver a casa.
  • Nunca debemos ir en un carro conducido por alguien que ha estado bebiendo o usando otro tipo de drogas.
  • Estar despierto cuando nuestro hijo llegue a casa es una buena practica. Así podrá verificar la hora de llegada y estar más tranquilo.
  • Si nuestro hijo se va a quedar a dormir en casa de un amigo, lo mejor que puedes hacer es cerciorarnos sobre el lugar en donde se va a quedar.
  • Como adolescentes o adultos jóvenes debemos estar pendientes del local o lugar a donde vayamos ir, informarnos bien es una buena opción.
  • Si hay personas extrañas dentro del entorno en donde se esta realizando la fiesta, lo mejor es retirarnos del lugar.
  • Estar pendiente de nuestras bebidas es algo crucial, ya que tienden a lanzar sustancias tóxicas o ilícitas en estas.
  • Ir acompañado por una persona en estado de ebriedad no es muy buena idea, ya que en muchas ocasiones estas pueden ser agresivas.
  • Mantener informado a nuestros padres es primordial, ya que ellos nos pueden facilitar una vía para regresar a nuestra casa.

Si nuestro hijo no se comunica en lo que va de noche en la fiesta o no regresa a su casa, lo mejor es informar a las autoridades competentes.

Alejandro Durán Bracamonte

Argentina y Canadá fortalecen inversiones

Artículo anterior

Grecia seguirá contando con apoyo de EE.UU.

Siguiente artículo

Comments

Comments are closed.

Más en Destacadas