0

DOBLE LLAVE – Los castillos inflables son comúnmente utilizados en las celebraciones infantiles para que los más pequeños disfruten de un mundo mágico lleno de diversión, sin embargo, para que la fiesta no acabe se deben tomar en cuenta ciertas precauciones y así evitar accidentes.

Se recomienda que el castillo lleve una placa que identifique la potencia del inflador, el número máximo de usuarios y la altura mínima, el año de fabricación y la dirección de la empresa responsable, debe contar con un seguro de responsabilidad civil y licencia de actividad.

Los castillos nunca deben usarse con viento, ya que pesan poco y un viento de 15 km/h puede moverlos. En ningún caso se puede tener un castillo abierto si el viento supera los 38 km/h. Asimismo, las atracciones deben estar bien ancladas, pero con anclajes planos y que no sobresalgan. Si esto no es posible, deben usarse sacos de arena.

Este tipo de atracciones necesita vigilancia permanente. En todo momento debe haber al menos dos monitores supervisándolo. La instalación debería contar con un espacio libre alrededor, el perímetro mínimo es de 2 metros, que se amplía a 3 metros y medio en los laterales abiertos.

Se sugiere que se respeten los turnos, bien sea por edades o por estatura, para que niños de constituciones muy distintas usen la atracción al mismo tiempo. En el acceso al castillo, debe haber una rampa que cubra toda la anchura del arco de entrada. Igualmente, deben contar con algún tipo de material que amortigüe posibles caídas, como colchonetas o espuma.

Por último se debe prestar atención a la firmeza en la zona de acceso y salida, ya que es donde es más común que los niños pierdan el equilibrio.

Ariadna García / @Ariadnalimon

Con información de abc

San Antonio de Los Altos fue militarizada este 24M

Artículo anterior

Estafas por WhatsApp crecen en Colombia

Siguiente artículo

Comments

Leave a reply

Más en Prevención