0

Se tiende a pensar que los dolores físicos y la perdida de la salud mental son consecuencia natural del envejecimiento, sin embargo no tiene porque ser así. Un nuevo estudio llevado a cabo por investigadores de la Clínica Mayo en Scottsdale (Estados Unidos) confirmó, una vez más, que las personas que practican actividades para ejercitar su mente tienen un menor riesgo de desarrollar deterioro cognitivo. Por lo que el uso de computadores y dispositivos electrónicos ayuda a las personas mayores a reducir su riesgo de padecer problemas de memoria y razonamiento.

Janina Krell-Roesch, directora de la investigación explica que el objetivo fue evaluar si la práctica de actividades mentales cuando menos una vez a la semana se asocia con un menor riesgo de deterioro cognitivo leve. Y para ello, los autores contaron con la participación de mil 929 adultos mayores de 69 años cuyas capacidades de memoria y razonamiento eran completamente normales en el momento de su inclusión en el estudio.

Concretamente, los investigadores evaluaron las actividades mentales que, como la lectura, el uso de ordenadores o el tricotado, habían llevado a cabo los participantes durante los 12 meses previos al inicio del estudio. Y asimismo, llevaron a cabo durante tres años un minucioso seguimiento de cada uno de los participantes para detectar el posible desarrollo de deterioro cognitivo leve.

Los resultados confirmaron que, efectivamente, ejercitar la mente reduce el riesgo de deterioro cognitivo y, por tanto, de alzhéimer y otras demencias. Y entre las distintas actividades mentales referidas por los participantes, la informática se presentó como la más beneficiosa, por encima de la lectura de revistas, la participación en actividades sociales en grupo o el tricotado.

Por tanto, como destacan los autores, «las personas que usaron un computador una o más veces por semana tenían una probabilidad un 42% menor de desarrollar problemas de memoria y razonamiento que aquellos que nos lo hicieron».

Finalmente, y por lo que respecta al resto de actividades mentales evaluadas, la lectura de revistas se asoció con una disminución de la incidencia de deterioro cognitivo leve del 30%. Una reducción que, por su parte, se estableció en un 23% en el caso de la participación en actividades sociales y en un 16% en el de la realización de actividades artesanales.

Alejandra Watts

Con información de ABC.

Fotografía Gettyimages.

Condenan a ex alcalde por corrupción

Entrada anterior

Amancio Ortega: de textiles a inmobiliarios

Siguiente entrada

Comments

Comments are closed.

More in Destacadas