0

El hecho de que tu mejor empleado se vaya de la empresa generará un impacto grupal notable. Algunos analizarán si deben irse también o no, algunos si la compañía va por buen camino, otros simplemente ignorarán el suceso y seguirán con sus vidas, las reacciones serán muy variadas, pero lo único seguro es que acabas de sufrir una baja muy importante.

Antes de iniciar cualquier procedimiento, debes tener en cuenta que muchos empleados abandonan sus puestos de trabajo por estar insatisfechos con la gerencia, así que será importante que reflexiones si ese es el problema.

Puedes averiguar las razones que motivaron la renuncia permitiendo al empleado hablar libremente y con confianza, comentando acerca del por qué decidió irse. Toma nota de sus razones, analiza y busca maneras para solucionar los detalles para que otros empleados no decidan irse.

Ahora bien, si todavía crees que puedes retener a tu estrella, explora los méritos de una contra oferta, pero recuerda que esto conlleva muchos riesgos. En la gran mayoría de los casos, un trabajador eficiente ya analizó los pros y contras antes de decidir irse; de todas maneras, una contra oferta realizada adecuadamente puede funcionar.

Eso sí, debes ser muy selectivo a la hora de elegir a quién se la ofrecerás, pues esto puede convertirse en una camino para que tus trabajadores obtengan un mejor salario.

¿Cómo decides a quién ofrecerle una contra oferta? Debes tener en cuenta qué es mejor: mantener a un buen trabajador que conoces por un costo mayor, o arriesgarte a colocar a alguien nuevo en su puesto.

¿Qué impacto tendrá en tu equipo? ¿Tu empleado estrella tiene demasiado conocimiento de la empresa como para poder dejarlo irse fácilmente? La mejor política es identificar y prevenir los posibles problemas antes de que tus empleados renuncien.

Sea cual sea la decisión que tomes, recuerda ser positivo cuando comuniques las noticias al resto de tu equipo. Nadie se verá entusiasmado si quien entrega la noticia está triste o de mal humor. Debes mostrar respeto y positivismo cuando te dirijas a tu equipo.

Si el adiós ya es definitivo, reconoce la pérdida para la compañía, muestra tu aprecio por los esfuerzos del empleado y permítele decir sus últimas palabras para que tu equipo comience el período de transición.

El perder un gran empleado puede ser devastador o una gran oportunidad para reinventar tu equipo de trabajo, solo debes mantener la calma y encargarte de los problemas con serenidad y eficiencia.

LS

Con información de Flor.

Fotografía Gettyimages.

EEUU envía equipamiento militar a Europa

Entrada anterior

Arrestado jefe del servicio secreto de Ruanda

Siguiente entrada

Comments

Comments are closed.

More in Destacadas