0

DOBLE LLAVE – La Oficina de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para los Derechos Humanos, alertó que las malas condiciones de muchas prisiones en el continente americano, ya antes afectadas por problemas como la falta de higiene o el hacinamiento, contribuyen a la rápida expansión del COVID-19 en muchas cárceles en esa región.

El portavoz de la oficina, Rupert Colville, sostuvo que “miles de prisioneros y funcionarios de prisiones se han infectado en América del Norte y del Sur”.

En una rueda de prensa destacó que la violencia que en algunas instalaciones desataron el miedo al contagio o las medidas de prevención.

Señaló que países como Argentina, Brasil, México y Estados Unidos, registraron incidentes violentos en las últimas semanas.

Algunos motines se produjeron después de que se prohibieran las visitas de familiares de presos para prevenir los contagios, algo que en ocasiones priva a muchos internos de su principal acceso a la comida.

“La gravedad de los incidentes parece indicar que en algunos casos los Estados no han tomado medidas apropiadas para prevenir la violencia en estas instalaciones penitenciarias, y que han ejercido un excesivo uso de la fuerza para intentar recuperar el control de éstas”, subrayó Colville.

La oficina que dirige la alta comisionada Michelle Bachelet, pidió la puesta en marcha de investigaciones imparciales y completas de este tipo de sucesos.

Quizás sea de su interés:Terapeutas alemanes esperan un brote de enfermedades psíquicas por crisis sanitaria

 

Gabriela Morales

Con información de Agencias

 

Hong Kong levanta la cuarenta tras vencer al Covid-19

Entrada anterior

Trump descartó vinculación con la «Operación Gedeón»

Siguiente entrada

Comments

Comments are closed.

More in Destacadas