No perjudiques a tu bebé: cuida lo que comes
0

DOBLE LLAVE – Las embarazadas que consumen más carbohidratos y grasas no tienen necesariamente hijos más pesados, pero sí con más tejido graso, según sugiere un nuevo estudio médico. Por esto es recomendable que las mujeres vigilen su ingesta alimenticia, a fin de prevenir posibles problemas de obesidad en sus futuros hijos.

Las participantes que consumían gran cantidad de grasas saturadas (carnes, lácteos y huevos) tuvieron bebés con más masa grasa, sin importar el peso previo al embarazo.

Todo esto sugiere que la cantidad total de calorías consumidas influye más en el peso del bebé que la fuente de esas calorías, según dijo la autora principal, Tessa Crume, del Centro Médico Anschutz de University of Colorado, Denver. Al mismo tiempo, «el consumo de grasa saturada estaba asociado con la masa grasa del bebé al nacer».

El equipo de Crume estudió 1.040 pares de madre-hijo. Durante el embarazo, las mujeres recordaron lo que habían comido las 24 horas previas. Los autores midieron la altura, el peso, la circunferencia de la cabeza y la composición grasa corporal de los bebés al nacer.

La mitad de las mujeres consumía hasta 2.025 calorías/día y el resto superaba esa cantidad. En la mitad de los casos, el 32 por ciento de las calorías provenía de la grasa; el 15 por ciento, de la proteína; y el 48 por ciento, de los carbohidratos, según publica el equipo en American Journal of Obstetrics and Gynecology.

Esas diferencias en las proporciones de nutrientes no estuvieron asociadas con las diferencias observadas en el peso de los bebés, pero sí en la masa grasa corporal: por cada 100 calorías/día más de grasa saturada en la dieta materna, el tejido graso del bebé aumentaba 11 gramos; y por cada 100 calorías/días más de grasa insaturada (aceitunas, frutos secos y semillas), el tejido graso del bebé crecía seis gramos. Un gramo equivale al peso de una pasa de uva o un clip para papel.

Además, los autores observaron que por cada 100 calorías/día más de carbohidratos que consumían las embarazadas, el tejido graso de sus bebés aumentaba otros tres gramos.

Los resultados sugieren que las mujeres deberían tener en cuenta las calorías totales que consumen durante el embarazo y procurar mantener una alimentación balanceada, según opinó la doctora Emily Oken, investigadora de Harvard y que no participó del estudio.

Samuel Bello

Con información de Yahoo! Noticias.

Río 2016: la amenaza terrorista es baja

Entrada anterior

Argentino diseña billetera antirrobo

Siguiente entrada

Comments

Comments are closed.

More in Destacadas