0

DOBLE LLAVE – La opositora peruana Keiko Fujimori volvió a la cárcel con la «tranquilidad» de que podrá salir de ella, en alusión a las últimas decisiones judiciales por el caso Odebrecht, que le han sido favorables.

Fujimori, líder de Fuerza Popular, el principal partido de la oposición peruana, fue hospitalizada el pasado 14 de septiembre en la Clínica Centenario con dolores torácicos y tensión alta. Una vez estabilizada, abandonó el centro médico para reingresar en la cárcel de mujeres de Chorrillos, donde cumple prisión preventiva.

Más información: Keiko Fujimori desde prisión: Siento un profundo dolor y soledad 

La líder opositora aprovechó este problema de salud para denunciar vía Twitter que «Chorrillos no cuenta con un médico permanente ni con acceso a una ambulancia», advirtiendo de que «la situación debe ser más dramática en penales de provincia».

No obstante, subrayó que regresa con fuerzas renovadas. «Vuelvo a prisión con la tranquilidad de que puedo seguir luchando para salir de ella», precisó.

Fujimori está siendo investigada por las supuestas donaciones irregularidades que la constructora brasileña Odebrecht hizo en 2011 a su campaña electoral. La Fiscalía ha decidido acumular este caso con la pesquisa por los aportes obtenidos por Fuerza Popular para los comicios generales de 2016.

Con información de dpa

Candidatos a la presidencia de Argentina inician nueva etapa

Artículo anterior

Jorge Arreaza: El nivel de descaró de Iván Duque no conoce límites

Siguiente artículo

Artículos relacionados

Comments

Comments are closed.

Más en Destacadas