Guaros de Lara: historia de un éxito gerencial
0

DOBLE LAVEGuaros de Lara se convirtió en el primer equipo venezolano, y el cuarto de Sudamérica, en ganar la Copa Intercontinental. Previamente, logró un hito similar en la Liga de las Américas. Los logros deportivos son inmensos. Detrás de ellos hay una gerencia exitosa, que ha sabido moverse en las complicadas aguas del deporte.

El equipo se fundó en el 1981, gracias al empresario Alexis Saldivia, quien fue intermediario para que la franquicia Panteras de Táchira se mudara a Barquisimeto. Así nació Panteras de Lara, que en 1993 pasó a llamarse Malteros de Lara. Diez años después, en el 2003, adquirió la denominación que en este 2016 se ha escrito con letras especiales en la historia del baloncesto mundial: Guaros de Lara.

El 25 de enero de 2012,  Carlos García, en ese entonces dueño del club, firmó la venta del equipo en una negociación hecha en Costa Rica. El comprador era Jorge Hernández, actual presidente y uno de los responsables de esta era dorada de la organización. Más de cuatro años después, la franquicia alzó el título más importante del mundo a nivel de clubes.

Hernández y su buen amigo y socio para el momento, Luis Sojo, empezaron por acomodar el desorden institucional que reinaba en el equipo. Saldaron las deudas hacia la plantilla, compraron uniformes nuevos, mandaron a remodelar el Domo Bolivariano y se logró una victoria moral para la institución que revalorizó la marca Guaros: Heissler Guillent, quien fuera el jugador franquicia hasta el 2011, retornó a Barquisimeto.

Empezaban a ponerse los cimientos de una institución exitosa.

En el 2013, la gerencia fichó uno de los jugadores más importantes de la liga, el dominicano Jack Martínez, hasta ese entonces considerado inamovible en Cocodrilos de Caracas. Pero el paso administrativo más imponente fue lograr la exclusividad de una de las marcas más importantes del mundo: Under Armour.

El 2014 fue el año de la evolución deportiva. Gregory Echenique, referente del baloncesto nacional, llegó a la organización en medio de un sorteo realizado entre todos los equipos de la LPB. También se logró la contratación de uno de los mejores entrenadores del continente, quien ya había ganado la LPB: Néstor “Che” García. Esa temporada, por primera vez bajo el mandato de la actual gerencia, el equipo clasificó a la postemporada.

La directiva apostó igualmente por la formación. Fundó el equipo filial Columbus, que debutó a la Liga Nacional de Baloncesto, y brindó apoyo a la selección sub 15 de Venezuela. La instaló en su campamento y le organizó toda la logística. El movimiento era inteligente: al margen de los asuntos netamente deportivos, las marcas Vinotinto y Guaros de Lara empezaron a asociarse. La Vinotinto de esa categoría logró la medalla de bronce en el Sudamericano.

Varios de esos chicos luego fueron campeones con Columbus en la LNB, edición 2014. Así lograron el boleto para la Liga Sudamericana de Baloncesto de 2015. Por su parte, el equipo principal accedió a la tercera final de su historia y a la primera en la era Hernández. El subcampeonato le valió un cupo a la Liga de las Américas de 2016. El resto ya es de sobra conocido.

Las decisiones acertadas de la directiva, trabajadas a pulso por Jorge Hernández, no solo devinieron en grandes logros deportivos, sino que convirtieron a Guaros de Lara en una de las entidades deportivas más solventes y reconocidas del país. El triunfo de la “Vinotinto de las alturas”, campeona de América de la mano del Che y de algunos jugadores del club, ayudó a la institución afianzarse como un organismo que acoge parte del mejor talento venezolano. La victoria, 74-69, ante el conjunto alemán Fraport Skyliners solo es la punta más alta de un iceberg de trabajo y decisiones acertadas que se han tomado desde el 2012.

Samuel Bello

Con información de El Sumario y Guaros de Lara.

Nicolás Maduro anunció 11 puntos del Mnoal

Artículo anterior

La OPEP podría desintegrarse

Siguiente artículo

Comments

Comments are closed.

Más en Destacadas