0

DOBLE LLAVE – El economista e investigador del Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad (Cedice Libertad), Oscar Torrealba, apuntó que “Venezuela está ahogada en deuda”.

Las declaraciones del experto están enmarcadas en el foro “Manejo del Gasto Público”, organizado por la Subcomisión de Créditos y Deuda Pública de la Asamblea Nacional (AN) y el Cedice.

“Asumir una deuda implica no llegar al punto crítico en el que estamos”, donde no hay con qué pagar dado que el adeudamiento fue completamente improductivo.

Cabe destacar que la mayor contracción de deuda del país tuvo lugar en la bonanza petrolera de esta década. Estos dos factores causaron un elevado crecimiento del producto interno bruto que “no fue real ni sostenible” porque al no dinamizar la economía produjo un cese en el desarrollo del PIB.

Ante esta situación, Torrealba añadió que “el Estado se volvió el eje de la economía y cuando éste no tuvo dinero asumió la monetización del déficit, lo que causó un aumento sostenido de precios”. Situación que en el tiempo desencadenó una “inflación acumulada de 1450%, para el 15 de junio de 2019, según datos del Inflaciometro de Caracas”.

Leer también: Ángel Alvarado reveló que la inflación de mayo en Venezuela fue de 31.3%

Por su parte, el economista, docente e investigador, Gorka Lalaguna, puntualizó que “el país fue víctima de una deuda estéril que actualmente se ve reflejada en una caída abrumadora de la producción petrolera y una exacerbada e innecesaria hiperinflación”.

El docente enfatizó que este nivel de endeudamiento se desencadenó para darle viabilidad a un proyecto político que no es sostenible y que llevó a desaprovechar las abundantes reservas del país, al no crear una “cenda de producción sostenible”.

República & Pdvsa

La deuda venezolana es de dos tipos: deuda titulada y contratos bilaterales. El primer tipo a su vez se divide en bonos de la República y bonos de Pdvsa.

El economista e investigador, Sebastián Carreño, explicó que actualmente la deuda repartida en 15 bonos de la República asciende a 36.100 millones de dólares. Asimismo, indicó que los papeles fueron emitidos principalmente en 2008, 2011 y 2016.

Por su parte, los bonos de Pdvsa han generado una deuda de 28.700 millones de dólares, que está fraccionada en nueve títulos.

“A pesar de que el dinero estaba destinado a proyectos para mejorar la economía, la infraestructura y proyectos sociales de impacto, el destino de los fondos no fue el esperado”, comentó.

Carreño añadió que hasta octubre de 2017, el Estado venezolano había logrado cumplir sus compromisos de pago, reduciendo las importaciones y consiguiendo flujo de caja. No obstante, llegó un punto donde no pudo continuar dicho esquema y comenzó a incurrir en impago, generando un monto de 17.500 millones de dólares en bonos vencidos.

Uno de los bonos más polémicos es el Pdvsa2017, el cual ante previsión de falta de pago fue canjeado exitosamente por el bono Pdvsa2020 el cual debe ser amortizado en cuatro parte e involucró a Citgo.

Leer también: Cifras publicadas por el BCV demuestran que la crisis se originó antes de las sanciones

Financiamientos alternativos

Llaguna comentó que los gobiernos de Chávez y Maduro buscaron formas de financiarse más allá de la tradicional emisión de bonos. Una muestra de ello son las deudas que hay con instituciones como la CAF y el BID, así como los compromisos adquiridos a través de contratos bilaterales.

El experto explicó que en el caso de Rusia, se logró reestructurar la deuda en un 74%, pero no se conocen los términos de este acuerdo que asciende a los 3.000 millones de dólares.

Por su parte, la deuda con China se realizó a través de Bandes y el pago se realiza a través de barriles de petróleo enviados por Pdvsa. Es importante señalar que Venezuela también vende crudo a la nación asiática, pero un 15% más barato.

Reestructuración de la deuda

Cabe destacar que ante este panorama de continuos impagos, se prevé que Venezuela siga sin poder honrar sus compromisos de deuda. Por ello, lo más conveniente es refinanciar la deuda y establecer nuevos parámetros para cumplir con estos compromisos, según las apreciaciones de los expertos.

Lalaguna puntualizó que para que ocurra una reestructuración hay que conocer las cifras exactas que fueron acreditadas, dado que es posible que la misma sea inferior o mayor al monto manejado en la actualidad.

Sumado a ello, añadió que hay que frenar el deterioro institucional y crear una estructura de manejo de pasivos.

Asimismo, Torrealba concluyo que para el futuro de Venezuela es fundamental que el Estado lleve a cabo un gasto más controlado.

Bárbara Méndez / @barbie_zml

Reportan explosión en refinería de gas en EE.UU.

Artículo anterior

Guaidó sostuvo reunión con Michelle Bachelet

Siguiente artículo

Artículos relacionados

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Destacadas