Exigen a autoridades eclesiales no ocultar abusos
0

La Conferencia Episcopal Peruana exigió a las instituciones eclesiásticas que “no se oculten y sean denunciados” los abusos sexuales a menores cometidos por líderes del grupo católico Sodalicio de Vida Cristiana (SVC).

“La sociedad y la Iglesia deben combatir –el abuso sexual– con todos los medios, tanto en el ámbito civil como en el eclesiástico“, señaló la Presidencia de la Conferencia Episcopal en un comunicado de prensa.

Las denuncias contra los líderes del SVC, los laicos Luis Fernando Figari y Germán Doig, este último ya fallecido, tomaron fuerza a fines de octubre con la publicación del libro Mitad monjes, mitad soldados, que reúne testimonios de ex integrantes del grupo que afirman haber recibido maltratos psicológicos y sexuales.

La Conferencia Episcopal, integrada por todos los obispos del país, afirmó que comparte “la indignación y el estupor ante estos hechos que jamás debieron suceder”.

“El abuso sexual es un execrable crimen que ofende gravemente a la víctima, a la sociedad, a la Iglesia y a Dios mismo; aún más si se comete violando la inocencia y la confianza de menores, de jóvenes y de sus familias”, detalla el comunicado.

El SVC fue formado en 1971 por profesores y alumnos de colegios de la clase alta limeña. Los abusos se conocían hace años atrás pero se mantuvieron bajo silencio hasta la publicación del libro, escrito por los periodistas Pedro Salinas y Paola Ugaz.

Tras conocerse los casos, Figari, de 69 años, fue trasladado y “recluido” en un departamento en el Vaticano, como castigo por sus actos. Sin embargo, según datos de migración, el laico pasa largos períodos en Lima sin ninguna restricción.

El abogado de Figari, Juan Lengua, indicó que los testimonios contra su defendido no cumplen con los requisitos legales: “No me parece que sobre la base de esa publicación puedan hacerse señalamientos de responsabilidad sobre Figari. He visto en el expediente que no hay absolutamente nada que pueda reconocerse como medios de prueba ni indicios”.

El abogado sostuvo que Figari acepta que hubo “exageración” en las prácticas del Sodalicio para poner a prueba el carácter y formar el temple de los integrantes, “como en las escuelas militares”, pero rechaza la responsabilidad de los abusos sexuales.

El Sodalicio ha reconocido en dos comunicados la existencia de los abusos, los ha lamentado, ha presentado disculpas a las víctimas y ha asegurado que tiene disposición a colaborar para un eventual proceso a Figari por parte de la Justicia.

La posibilidad, sin embargo, tiene obstáculos, pues en el Perú la violación prescribe y lo hecho por Figari, Doig y otros jerarcas del Sodalicio, ya pasó los tiempos establecidos.

LS

Con información dpa.

TCU investiga a Rousseff

Artículo anterior

Las luces te indicarán el camino

Siguiente artículo

Comments

Comments are closed.

Más en Destacadas