0

DOBLE LLAVE – Una forma de reducir la deforestación en la selva amazónica, y ayudar en la lucha mundial contra el cambio climático, es otorgar a más comunidades indígenas de Brasil derechos de propiedad plenos sobre las tierras tribales, según sugiere un nuevo estudio de la Universidad de California en San Diego.

El estudio encontró tasas de deforestación significativamente reducidas en territorios que son propiedad total y colectiva de tribus locales, en comparación con territorios que son de las tribus parcialmente o que no pertenecen en absoluto. El efecto promedio fue una reducción del 66 % en la deforestación.

El Amazonas representa la mitad del bosque tropical restante de la Tierra, es una fuente importante de biodiversidad en nuestro planeta y juega un papel importante en los ciclos climáticos y del agua en todo el mundo. Sin embargo, la cuenca del Amazonas está perdiendo árboles a un ritmo alarmante, con niveles particularmente altos en los últimos años, debido a una combinación de incendios forestales masivos y actividades ilegales.

Propiedad y conservación

Mientras tanto, quién es el dueño del Amazonas es un tema muy controvertido, con numerosos actores que compiten por el privilegio, donde en la actualidad, alrededor de dos millones de hectáreas de tierras indígenas aún están a la espera de ser designadas oficialmente como territorios tribales.

Las etnias pueden ser punto clave para la protección de la naturaleza y sus ecosistemas

“Los derechos de propiedad plenos otorgan a los grupos indígenas un reconocimiento territorial oficial, lo que les permite no solo demarcar sus territorios sino también acceder al apoyo de las agencias de monitoreo y aplicación”, indicó la investigadora de Ciencias Políticas de UC San Diego, Kathryn Baragwanath.

“Nuestra investigación muestra que los derechos de propiedad plenos tienen implicaciones significativas para la capacidad de los pueblos indígenas para frenar la deforestación dentro de sus territorios”, apuntó Baragwanath.

Objetivos climáticos y alineación de esfuerzos

“Los territorios indígenas no solo cumplen una función de derechos humanos, sino que son una forma rentable para que los gobiernos preserven sus áreas boscosas y alcancen los objetivos climáticos. Esto es importante puesto que muchos territorios indígenas aún no han recibido sus derechos de propiedad plenos y señala hacia donde los legisladores y las ONG preocupadas por la situación en Brasil deberían ahora centrar sus esfuerzos”, concluyó la investigadora.

El Amazonas es un territorio sagrado de la humanidad, pues es fuente de vida

Quizás sea de su interés: Bill Gates considera que la pandemia terminará en el 2021

 

Gabriela Morales

Con información de dpa

 

Elecciones en Bielorrusia ocasionaron multitudinarias protestas

Artículo anterior

Bruxismo y apnea obstructiva del sueño deterioran la calidad de vida

Siguiente artículo

Comments

Comments are closed.

Más en Destacadas