0

Las vacaciones y los viajes podrían, en algunos casos, significar complicaciones para quienes padecen diabetes, ya que se debe poner más atención a la salud y control de sus niveles de glucosa. Lo primero es que antes de viajar hay que consultar al médico y solicitar un informe para acreditar que se tiene la enfermedad.

La Fundación para la Diabetes recuerda que es necesario llevar la medicación y algunos dispositivos esenciales como el medidor de glucosa, lancetas, bolis de insulina, una bomba de insulina o un monitor continuo de glucosa. En cuanto a los fármacos, conviene llevarlos en el equipaje de mano para que vaya en cabina y duplicar o triplicar el número por si existe cualquier problema en el viaje.

También es pertinente repartir la medicación entre los acompañantes para que no haya ningún percance. Durante los días de viaje también conviene medir con más frecuencia la glucemia capilar, de forma que se puedan realizar los ajustes que se necesiten ante el cambio de alimentación, de hábitos o de husos horarios.

No por ser verano la persona con diabetes puede descuidar su alimentación. La Fundación para la Diabetes recuerda que se debe prestar especial atención a las comidas que se consuman durante el viaje y fijarse en su aportación de hidratos de carbono.

En el caso de que no cumplan los niveles que se buscan se puede consumir fruta para equilibrarlos. También se deben tener a mano alimentos para remontar las hipoglucemias, como azúcar, zumos, galletas o tostadas. Para mantenerse hidratado se recomienda llevar siempre una botella de agua, además de ingerir infusiones frías y calientes, siempre comprobando los carbohidratos que contienen.

DS

Con información de 20 Minutos.

Fotografía Gettyimages. 

Venezuela evaluó contratar empresa de espionaje

Artículo anterior

Conoce a los nuevos carros ecológicos

Siguiente artículo

Comments

Comments are closed.

Más en Destacadas