0

La Guardia Civil española detuvo el día martes a Ignacio Palacios, quien fue la mano derecha del prisionero Francisco Granados. Según fuentes jurídicas pasará a disposición judicial.

Esta causa investiga una trama de corrupción local y regional que pagaba comisiones a cambio de adjudicaciones irregulares. Aunque aún se desconozcan las actividades en las que participó el ayudante de Granados, el juez del caso, Eloy Velasco, está investigando varias operaciones ilícitas en las que podría estar involucrado y pretende averiguar el rol de Palacios, ya que pudo haber actuado como testaferro de Francisco Granados, quien fue secretario general del Partido Popular en Madrid.

La operación policial también llevó a cabo el registro de la vivienda de Palacios y dos propiedades de Granados, una en Ávila y la otra en Valdemoro. Granados se encuentra en prisión preventiva desde el 21 de octubre de 2014 cuando se dio a conocer el caso de corrupción.

Eloy Velazco se encuentra interrogando a numerosos implicados, muchos de ellos señalados por el empresario David Marjaliza, socio y amigo de Granados quien también se encuentra en prisión preventiva. El juez supone que ambos fueron los dirigentes de estas acciones de corrupción.

La investigación demostró que la trama de corrupción se adjudicó a contratos por valor de más de 100 millones de euros a cambio de pagar comisiones y prestamos de favores a políticos de diferentes administraciones.

BB

Con información de ABC.

Gobiernos de América se unen contra el hambre

Artículo anterior

Países caribeños se unen en pro del turismo

Siguiente artículo

Comments

Comments are closed.