Investigadores de distintos centros de estudio desarrollaron cultivos tridimensionales con los que esperan llegar a regenerar órganos enteros
0

DOBLE LLAVE – Los científicos del Salk Institute for Biological Studies de California, en colaboración con expertos del Hospital Clínico y el Instituto de Investigaciones Biomédicas August Pi i Sunyer (Idibaps) de Barcelona, lograron desarrollar y mantener estructuras renales gracias a un cultivo tridimensional y una nueva combinación de moléculas de señalización.

Esta innovación representa la primera vez que se consigue conservar un cultivo de células progenitoras de nefrona, una unidad estructural y funcional básica del riñón. Motivo por el que esta investigación es un gran paso para los estudios básicos sobre el desarrollo de las enfermedades renales y un avance hacia la oportunidad de trasplante de riñones.

Juan Carlos Izpisua Belmonte, profesor del Laboratorio de Expresión Génica en el Salk Institute, es el investigador líder del estudio que se publica en la revista Cell Stem Cell.

Conseguir un suministro de estas células podría ser un punto de partida para hacer crecer órganos funcionales en el laboratorio. Los estudios de este tipo realizados con anterioridad habían fracaso. No obstante, el actual es “una prueba sobre cómo crear y mantener un número ilimitado de células precursoras de riñón”, aseguró Izpisua.

El hecho de conseguir “un suministro de estas células podría ser un punto de partida para hacer crecer órganos funcionales en el laboratorio, así como una manera de empezar a aplicar terapias celulares en riñones con genes defectuosos”, agregó el científico. Así como una terapia regenerativa para suplantar órganos enfermos, las CPN también se utilizarían para modelar enfermedades en laboratorios.

Sumado a estos avances, aún queda mucho por hacer para dar profundidad a este estudio y llevarlo a la realidad actual, para tener conocimiento en el cultivo de otros progenitores indispensables que den oportunidad para regenerar un riñón entero. “Hay varias células progenitoras que trabajan conjuntamente para crear un órgano completo”, apunta Zhongwei Li, también del Salk Institute.

“Si somos capaces de cultivar otras células progenitoras, estaremos más cerca de crear un riñón trasplantable”, expresó Li. Por otro lado, el cultivo tridimensional utilizado en este estudio puede aplicarse para la formación de otros tejidos orgánicos.

Angélica Rodríguez.

Con información de Innovaticias.

Desempleo juvenil aumentará en el mundo

Artículo anterior

Donaciones serán analizadas para evitar zika

Siguiente artículo

Comments

Comments are closed.

Más en Destacadas